El camarógrafo que durante “El Tanquetazo” filmó su propia muerte, entró en la historia

Se llamaba Leonardo Henrichsen Ferrari y era hijo de padre sueco y madre argentina. En el ensayo del Golpe de Estado en contra de Salvador Allende, fue abatido por un carabinero en las cercanías a La Moneda. A partir de 1989, la fecha de su asesinato se convirtió en el “Día del camarógrafo y de la camarógrafa argentina”. Este es el homenaje que le rindió Página 12.

Por EL AGORA / Foto: ARCHIVO

El 29 de junio de 1973, durante la sublevación militar conocida como El Tanquetazo, que anticipara el derrocamiento de Salvador Allende, el camarógrafo argentino registró el momento en que un militar le disparaba y causaba su muerte. Desde 1989, por resolución del Congreso Nacional, esta fecha conmemora el Día del Camarógrafo y de la Camarógrafa Argentina.

La siguiente, es la publicación que realizó el medio argentino Página 12, para conmemorar tan luctuoso como trágico acontecimiento.

Leonardo Henrichsen Ferrari nació el 29 de mayo de 1940 en Buenos Aires, Argentina. Hijo de padre sueco y madre argentina con ascendencia inglesa, en su niñez recibió una cámara de regalo que le permitió desarrollar su vocación a una edad temprana. En su juventud fue aprendiz del noticiero Sucesos Argentinos, el primer noticiero cinematográfico que se proyectaba antes de las películas. Además de estudiar con el fotoperiodista Tadeo Bortnowski, que fue corresponsal durante la II Guerra Mundial.​

Al terminar su labor en Sucesos Argentinos, en 1955 comenzó a trabajar como camarógrafo de Canal 7 desempeñándose en el ámbito internacional. En 1962 contrajo matrimonio con Patricia Mac Farlane con la que tuvo tres hijos. Y un año más tarde, cubrió por primera vez un golpe de Estado contra el presidente Juan Bosh, en República Dominicana. Años más tarde, en 1969, le tocó cubrir en nuestro país la protesta conocida como El Cordobazo, cuya cobertura despertó el interés del canal sueco SVT, que lo contrató.

Luego de cubrir más de una decena de golpes de Estado para el programa SVT Rapport, Henrichsen fue designado a Santiago de Chile para trabajar junto al corresponsal Jan Sandquist. El 29 de junio de 1973 le tocó cubrir el levantamiento militar conocido como El Tanquetazo contra el gobierno de Salvador Allende. Mientras filmaba los acontecimientos frente al Palacio de la Moneda, trabajando también como corresponsal de Canal 13, el camarógrafo documentó su propia muerte al captar con la lente justo el momento en que el carabinero le apuntaba con la escopeta lanzando el disparo mortal. En 2005 recién se conoció la identidad del asesino: el cabo segundo Héctor Hernán Bustamante Gómez, que falleció antes de conocerse la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile.

Las imágenes del crimen fueron reveladas en secreto en un laboratorio argentino y forman parte del documental Imagen Final realizado por el cineasta Andrés Habbeger, quien en un reportaje realizado por Página/12 señaló: “Me interesaba, por un lado, la idea de restituirle a su autor la autoría de la imagen. En algún punto, la imagen había trascendido a su autor. De alguna manera, se comió a su autor. Entonces, me interesaba indagar quién estaba detrás de la cámara, quién había sido ese sujeto”.

Respecto al hallazgo de este valioso material que registró el momento exacto del asesinato, Habbeger agregó: “A la cámara la rescata la guardia personal de Allende, va a parar a la casa del Presidente y ahí hay una pequeña disputa entre la Televisión Nacional de Chile y Chile Films, donde intercede directamente Allende que le entrega la cámara y la película a Chile Films, pensando que ellos tenían mejores equipamientos para revelarla. Ese mismo día, a la noche y desde el balcón de La Moneda, Allende cita en su discurso a los muertos civiles, producto del Tanquetazo, y lo nombra a Leonardo como una persona que estaba ejerciendo su profesión y que había sido brutalmente asesinado”.

Desde el año 1989, cada 29 de junio se conmemora el Día del Camarógrafo y de la Camarógrafa Argentina, por resolución del Congreso Nacional que hizo lugar a la iniciativa de su colega Sergio Pérez. Entre otros reconocimientos, al cumplirse 40 años de la muerte de Henrichsen, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, instaló una placa en el lugar del asesinado con la siguiente frase: «Camarógrafo argentino abatido en este lugar mientras filmaba un reportaje para la Televisión Sueca, durante el intento de golpe del 29 de junio de 1973».

Fuente: Página/12

El impactante registro: