¿El chocolate es bueno para el corazón?

El cacao contiene compuestos llamados flavanoles, que han demostrado mejorar el flujo sanguíneo y reducir la presión arterial, pero…

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Desde siempre, el cacao se ha considerado un afrodisíaco y un elixir para la salud. Que es energético, que incentiva la producción de endorfinas, que son las encargadas de las hormonas del placer, que es bueno para el amor y para el corazón.

Los mayas incluso utilizaban el cacao como moneda y enterraban con él a sus aristócratas.

Al parecer, creían que “ayudaba a la gente a entrar en la otra vida y a sobrevivir en ella”, afirma Nat Bletter, etnobotánico y chocolatero.

Al igual que los mitos han evolucionado a lo largo de los miles de años de historia del cacao como alimento, también lo ha hecho la búsqueda científica para entender cómo puede influir en nuestra salud.

El cacao contiene muchos compuestos bioactivos llamados flavanoles, que tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. En los últimos años, los estudios han demostrado que los flavanoles del cacao pueden ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y reducir la presión arterial.

Ya en 2018, la empresa Barry Callebaut AG Suiza, solicitó a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos que permitiera el uso de una declaración de salud en las etiquetas, señalando el vínculo entre el consumo de cacao rico en flavanoles y un menor riesgo de enfermedad cardiovascular. Ahora, tras una exhaustiva revisión de los estudios, la FDA dio luz verde al uso de determinadas declaraciones de propiedades saludables, pero limitadas en productos elaborados con cacao en polvo rico en flavanoles.

Sin embargo, la agencia afirma que no hay pruebas suficientes que respalden las alegaciones sobre el chocolate normal, el que consumimos la mayoría. Quizá sea porque algunas de las investigaciones más convincentes proceden de estudios sobre suplementos de flavanol de cacao, no sobre dulces.

Los científicos se han centrado en un mecanismo concreto que ayuda a explicar cómo el chocolate puede influir en nuestro sistema cardiovascular. Los flavanoles bioactivos del cacao pueden estimular la producción de óxido nítrico, un gas que dilata los vasos sanguíneos.

Sin embargo, estos hallazgos no deben interpretarse como una invitación a comer más chocolate, debido a que los chocolates contienen azúcar, grasa y calorías. Y el exceso de peso se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

A pesar de las docenas de estudios publicados que evalúan los vínculos entre el chocolate y la salud, la evaluación de la FDA es que, por ahora, la ciencia aún no es concluyente. Está bastante claro que los compuestos del cacao son buenos para la salud, pero puede que no obtengamos lo suficiente de ellos cuando consumimos chocolates altamente procesados y azucarados.