El cine y la música están de duelo: murió Jane Birkin

A los 76 años falleció la actriz y cantante anglofrancesa en París, ciudad donde desarrolló gran parte de su carrera.

Por SEBASTIÁN GÓMEZ MATUS / Foto: ARCHIVO

Los medios del mundo han notificado y glosado la muerte de Jane Birkin, un ícono de la belleza a nivel mundial. La actriz de portentosa carrera hizo más de 70 películas a lo largo de su vida y grabó más de 20 discos, entre ellos varios conciertos.

Conocida también por su mediática relación con Serge Gainsbourg, con quien grabó la famosa canción “Je t´aime… moi non plus”, que la transformó en una gloria de la sensualidad y el erotismo al incluir los gemidos y jadeos de la actriz haciendo el amor con el cantautor francés. Con esa voz y ese rostro, generaciones enteras pudieron conocer las bondades del amor y el placer.

Nacida en el barrio Marylebone de Londres, curioso nombre francés, sagitariana, hija del capitán de fragata David Birkin y la actriz Judy Campbell. Desde los comienzos estuvo inmersa en la onda cool del pop y la movida swinging London, que perfectamente es un momento precursor del momento en que se vive hoy: hedonismo y modernidad, aunque hoy hablamos de posmodernidad.

A los 17 años debutó como actriz y trabajaba desde ya en anuncios publicitarios.

Una vez fijada su residencia en París, en la época dorada del glamour sesentero y la mujer como ícono de una cultura, su carrera comenzó un alza infinita. Por supuesto, ser pareja de Gainsbourg fue crucial en su trayectoria. El cantautor francés hizo música para ser interpretada por ella, con esa voz tan sutil y encantadora. Estuvieron 12 años juntos y marcaron una época.

Entre las películas que destacan en su filmografía y donde se la puede ver y disfrutar de su sensualidad, cabe mencionar “Blow-up” (1966) de Antonioni; “La piscina” (1969), de Deray, donde junto a Romy Schneider hacen estallar la pantalla de tanta belleza; “Demasiado bonitas para ser honestas” (1972), de Balducci, y “Jane B. par Agnès V.”, un docudrama dirigido por la cineasta belga Agnès Varda.