El cúmulo de estrellas Pandora sigue ofreciendo nuevos misterios

El telescopio espacial James Webb ha logrado capturar imágenes sorprendentes.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Recientemente el telescopio espacial James Webb entregó fotografías detalladas de una región del espacio que conocemos como Cúmulo de Pandora, en las que se pueden ver tres grupos de galaxias, que ya están muy cargados de estrellas y que forman lo que se denomina un megacúmulo.

La masa estelar de los tres cúmulos de galaxias crean un fenómeno asaz particular. Al haber tantas estrellas acumuladas, generan una poderosa lente gravitacional, lo que produce un aumento natural de la gravedad. Esto permite observar galaxias tanto más distantes del universo primitivo usando el cúmulo como una lupa.

La reciente vista del Cúmulo de Pandora une cuatro instantáneas del Webb. Esto entrega una imagen panorámica de una parte del universo que hace rato no podía ser fotografiada de buena manera. La imagen logra mostrar alrededor de 50.000 fuentes de luz infrarroja cercana, según informó la agencia espacial estadounidense NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA).

Algo interesante que ocurre con la ampliación, es que las lentes gravitatorias distorsionan la apariencia de las galaxias lejanas. Esto modifica el aspecto de las que están en primer plano. Este estudio fue realizado en el contexto del programa Uncover, que en inglés significa “descubrir”, con una connotación investigativa.

La astrónoma Rachel Bezanson, de la Universidad de Pittsburgh, Pensilvania, señaló lo siguiente: “El antiguo mito de Pandora trata sobre la curiosidad humana y los descubrimientos que delimitan el pasado del futuro, lo que creo que es una conexión adecuada con los nuevos reinos del universo que Webb está abriendo, incluida esta imagen de campo profundo del Cúmulo de Pandora”.

Además, relató que “cuando las imágenes del Cúmulo de Pandora llegaron por primera vez desde Webb, honestamente quedamos impactados. Había tantos detalles en el cúmulo de primer plano y tantas galaxias distantes con lentes que me perdí en la imagen; Webb superó nuestras expectativas”.

El equipo investigativo de Uncover utilizó una cámara infrarroja cercana al Webb, denominada NIRcam, para poder retratar el cúmulo con exposiciones que duraron de 4 a 6 horas, entregando finalmente unas 30 horas de observación. Lo que sigue ahora es revisar capciosamente datos e imágenes para seleccionar galaxias y seguirlas con el espectrógrafo de infrarrojo cercano (NIRSpec).