El empate de Colo Colo tuvo un “culpable”: el arquero Cortés

El meta, muy criticado durante esta temporada, se transformó sin embargo esta vez en el “héroe” albo, con tres atajadas claves y dos de ellas portentosas. El punto no alivia mucho al Cacique ni a la Universidad de Concepción, pero por el trámite del partido indudablemente tuvo mejor sabor para el elenco popular.

Por EDUARDO BRUNA

A los 8 minutos de juego cometió un error colosal, que casi le significa un gol. Luego, sin embargo, el  meta albo Bryan Cortés se mandó tres atajadas notables -un par de ellas portentosas- y con ello le salvó un punto a Colo Colo, que a pesar de haber realizado varias modificaciones en la escuadra titular en relación a la formación que superó angustiosamente a Everton, siguió siendo el equipo limitado y mediocre de todo el campeonato. Por ello es que la paridad a un gol registrada en el estadio Ester Roa Rebolledo si bien no les sirvió de mucho a ninguno de los dos, tuvo indudablemente mejor sabor de boca para el “Cacique” que para la Universidad de Concepción, equipo que hizo más méritos para haberse quedado con la victoria.

El empate no sólo le sirvió a Colo Colo para abandonar aunque sea transitoriamente la penúltima posición, sino que constituye un refuerzo anímico para el Superclásico de este domingo, en que ahora más que nunca deberá tratar de prolongar su imbatibilidad de dos décadas frente a Universidad de Chile en el Monumental.

Claramente, no es lo mismo llegar al partido más importante del Torneo Nacional tras una derrota que con un empate, por muy sufrido y trabajado que haya sido.

Ausentes el “Mati”, Valencia y el “Mago”, Colo Colo utilizó esta vez a Costa como teórico armador. Y decimos teórico más que nada por la posición, porque claramente el peruano-uruguayo carece de atributos como para transformarse en el conductor de un equipo que ofensivamente tiene muy poco. Enredado, “cucarro” como pocos, Costa por empeño y esfuerzo no se queda, pero carece de claridad y panorama para que en esa función su juego resulte satisfactorio.

De partida, Costa opta siempre por ralentizar la jugada, perdiéndose de esa forma cualquier posibilidad de sorpresa y tránsito rápido. 

¿Qué se puede esperar ofensivamente, además, de un equipo que por las bandas utiliza al juvenil argentino Solari por la derecha y a Véjar por la izquierda? Poco. Menos cuando no son bien asistidos y deben lidiar, además, con dos buenos marcadores de punta, como Ramírez y Díaz.

No siendo para nada una gran cosa como equipo, la Universidad de Concepción se vio siempre más compacta, más segura y de juego más fluido. Nada muy difícil, en todo caso, para este Colo Colo con tan pocos recursos y luces.

Tras una primera etapa marcada por el error grosero de Cortés, que sólo enmendó desesperadamente la clara oportunidad de gol que él mismo le había regalado a Cabrera al pretender salir jugando, y luego la gran atajada del propio Cortés frente a un Waterman que lo enfrentó solo y frontal al arco, quedaba la impresión de un partido discreto en que sin hacer gran cosa la Universidad de Concepción había jugado mejor.

En el segundo tiempo, sin embargo, el tempranero error en la salida del juvenil lateral Jeison Rojas le dio a la U penquista la ventaja para la cual claramente había mostrado mejores atributos. Equivocó el pase saliendo por el lateral y, se sabe, para cualquier defensa no hay peor cosa que esa, porque instintivamente ha aflojado las marcas. Carreño cruzó la pelota de izquierda a derecha y entrando al área, Cabrera empalmó el derechazo que hizo inútil el vuelo de Cortés.

Se pensó, entonces, que este futbolísticamente hablando miserable Colo Colo, cosecharía una nueva derrota. Y es que las estadísticas de todo el año así lo demuestran. Muy pocas veces pudo remar contra la corriente. De hecho, hasta ese momento, el arquero penquista Reyes apenas había tenido que ir abajo ante un remate de Parraguez desde fuera del área que para nada implicaba un gran peligro.

Sin embargo, en el fútbol hay jugadas que suelen ser claves. Aquello de gol perdido, gol recibido, tiene mucho de verdad. Porque a los 82 minutos, tras un tiro de esquina, el central penquista Godoy les ganó a todos en el salto (incluso a su compañero Waterman), para meter el cabezazo que era gol, pero que sin embargo Cortés, en una atajada portentosa, evitó sobre la línea. ¿Y qué pasó luego? Que a Camargo le robaron un balón saliendo de su propia área y Costa aprovechó para meter el derechazo alto e inatajable para Reyes, sorprendido absolutamente por una instancia inesperada.

Faltando algo así como 10 minutos, Paredes reemplazó a un Parraguez que nadie que sepa de fútbol podía explicarse que continuara a esas alturas en la cancha, porque no agarró una y las pocas que cazó las jugó siempre mal. Y en los pocos minutos que estuvo, Paredes demostró, una vez más, que ya no está para estos trotes. Primero, definiendo de pésima forma una pelota que lo encontró destapado por la banda izquierda del área. Segundo, metiéndole una pelota absolutamente desmedida a un Campos que, si llegaba a hacer el centro, más de un estropicio podía haber causado.

Más allá de lo que Colo Colo buscó en esos minutos finales, con más ganas que fútbol, claridad y profundidad, la mejor ocasión para haber roto la paridad la tuvo el cuadro dueño de casa, ya en el último minuto de descuento. La defensa alba como siempre se hizo un nudo con una pelota aérea y el defensa Godoy, sumado en ofensiva, le pegó con el alma a la entrada del área. El balón rebotó en Suazo, se elevó y se colaba por la espalda de Cortés, que sin embargo reaccionó en el instante justo como para desviarla por sobre el travesaño.

Más que a Costa, Colo Colo esta vez le debe el punto a Cortés, que enmendó con creces su error inicial. Porque como pocas veces fue más decisivo que en este resultado.

PORMENORES

Campeonato Nacional. Partido válido por la trigésima fecha.

Estadio: “Ester Roa Rebolledo”.

Arbitro: Rodrigo Carvajal.

U. DE CONCEPCION (1): Reyes; Ramírez, Correa, Godoy, Díaz; Camargo, Robles; Cabrera (86’ Quinteros), Carvallo, Carreño (76’ Patiño); Waterman.

COLO COLO (1): Cortés; Rojas (64’ Campos), Falcón, Insaurralde, Suazo; Carmona (73’ Alarcón), Costa, Fuentes; Solari (46’ Mouche), Parraguez (79’ Paredes) y Véjar (64’ Morales).

GOLES: Para la Universidad de Concepción, Cabrera a los 53; para Colo Colo, Costa a los 82’.

Tarjetas amarillas: en Universidad de Concepción, Robles; en Colo Colo, Solari.