El equipo de Alexis

A los 33 años el “Niño Maravilla” levanta la voz como nunca antes lo hizo. Vivimos el nacimiento de un equipo con un nuevo líder.

Por SERGIO GILBERT J. / Foto: INTERNET

Alexis Sánchez alcanzó los 50 goles, los 150 partidos jugados y el récord de asistencias en la selección nacional y esas tres marcas le llegan en un momento bien especial: a los 33 años, cuando está viviendo quizá su última aventura en un equipo medianamente competitivo a nivel europeo y, sin duda, cuando ya tiene bien ganada la chapa de ídolo eterno del fútbol chileno por lo logrado con La Roja.

Alexis sabe todo eso. Aunque no lo ande diciendo por todos lados, ni tampoco se preocupe de dejarlo en claro, el tocopillano siente que tiene la experiencia, los galones y la autoridad para hablar y decir mucho más de lo que siempre habló y dijo. En especial, cuando se pone la camiseta roja.

De hecho, en la última fecha FIFA donde Chile enfrentó a Marruecos y Qatar, Alexis habló claro, extenso y fuerte de varias materias lo que, de alguna manera, lo catapultaron a la categoría de líder y referente del equipo que hoy dirige Eduardo Berizzo.

¿Qué tanto dijo Alexis?

Varias cositas.

Por ejemplo, no ocultó su frustración luego de la derrota ante los marroquíes en Barcelona por no haber sido bien asistido por sus compañeros. “A veces me gustaría tener más pases de gol para poder definir y terminar la jugada, no siempre dársela a Brereton”, fueron las exactas palabras del atacante, lo que de alguna manera fue interpretado como una crítica abierta no sólo al accionar de los otros futbolistas de La Roja, sino que, derechamente, a la orden táctico-estratégica del entrenador Berizzo.

No se quedó ahí Sánchez en sus comentarios, porque sin dobleces hizo una crítica al nivel actual de los jugadores nacionales y que son los que se supone deben encabezar el recambio. “Hay pocos jugadores que están en Europa. Hay que ver las cosas como son y decirlas así, tener autocrítica. Estamos en un proceso y tenemos que mejorar”, dijo en relación al mediocre nivel que ha exhibido en los últimos partidos el seleccionado.

También Alexis dijo otras cositas que bien vale la pena enunciar, como que veía en el trabajo de Eduardo Berizzo algunas semejanzas con el que hacía Marcelo Bielsa en la génesis de la generación dorada; que echaba de menos a algunos compañeros de ruta e hizo mención a la ausencia de Claudio Bravo; que él seguiría tirando penales pese a haber errado uno ante Qatar (y que nunca ha convertido uno por la selección en un partido); y que había periodistas y ex futbolistas que comentaban en Chile sin saber lo que pasa al interior del plantel.

O sea, se fue con todo el carrete.

¿Es acaso ego exagerado el de Alexis? ¿Se sobrepasó esta vez y se convirtió en un déspota criticón?

La verdad es que no hay que verlo así. Sánchez, el cabro chico de Tocopilla está viviendo un proceso lógico de maduración y los éxitos que ha alcanzado en su carrera le dan hoy la seguridad para verbalizar lo que siente.

Si antes molestaba que no hablara mucho, que no saliera a declarar, que no fuera un referente opinante, parecería un contrasentido criticar que hoy hable con autoridad y hasta con excesiva convicción.

Estamos notificados y está bien que así sea. Vivimos el nacimiento de un equipo con un nuevo líder.

Que así sea.

 

https://twitter.com/i/status/1573431972252340229