El FBI localiza a 121 menores víctimas del tráfico humano

  • La policía federal de Estados Unidos detuvo a 85 personas sospechosas de explotación sexual infantil.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) anunció que en las dos últimas semanas localizó a 121 menores de edad que habían sido víctimas de organizaciones dedicadas al tráfico humano y a la explotación sexual infantil.

La operación “Cross Country” permitió localizar a más de 200 víctimas en varios puntos de Estados Unidos, con la colaboración de otros organismos federales, estatales y locales.

Hasta 145 víctimas adultas han sido localizadas en el operativo, por lo que el número total de víctimas en lo que va de año se sitúa en 391, según recoge el diario estadounidense The Hill. En una de las acciones más eficaces, los agentes han localizado a 19 menores desaparecidos y detenido a siete sospechosos en Chattanooga, Tennessee.

En un comunicado oficial, el FBI dijo que ha identificado o puesto bajo arresto a 85 personas sospechosas de explotación sexual infantil y trata de personas.

La edad media de las víctimas identificadas en operaciones similares es de unos 15,5 años, pero en esta ocasión la persona más joven tenía 11.

Según el director del FBI, Christopher Wray, “la trata de personas es uno de los crímenes más atroces que enfrenta el FBI”.

Añadió que “desafortunadamente, estos crímenes, tanto contra adultos como contra niños, son mucho más comunes de lo que la mayoría de la gente cree. Como hicimos en esta operación, el FBI y nuestros socios continuarán encontrando y arrestando a los traficantes, identificando y ayudando a las víctimas, y creando conciencia sobre la explotación de nuestras poblaciones más vulnerables”.

Mientras, José Pérez, uno de los portavoces del FBI, explicó que “lo que hacemos es sentarnos con las autoridades locales e identificar ciertas zonas en las que sabemos que hay más tráfico sexual, y dedicamos recursos y medios para identificar y sacar a las víctimas de esas zonas”.

En tanto, la presidenta del Centro Nacional de Niños Perdidos y Explotados, Michelle DeLaune, dio a conocer datos escalofriantes: “Hay niños y niñas vendidos y comprados con fines sexuales tanto por traficantes como por bandas, e incluso por miembros de sus propias familias”.