el homenaje más merecido

El homenaje más merecido

Es importante entender quiénes son los principales protagonistas del fútbol en esta temporada 2020 y hacerles saber partido a partido lo valiosos que son.

Por GERARDO SILVA

Es verdaderamente gratificante ver lo que ocurre cuando los equipos salen al campo de juego protocolarmente guardando las distancias, que me parece que es una cuestión más simbólica porque luego, cuando se mueve el balón, ya todo empieza a cambiar: existen roces y una serie de situaciones que en tiempos de pandemia generan un evidente peligro. Pero el fútbol tenía que regresar en algún momento y, por respeto a lo que sucede a nivel mundial, se siguen algunos protocolos «exagerados», a mi modo de pensar, pero amigables con el entorno y generando la empatía necesaria. 

Lo que no me parece para nada exagerado es que ambos planteles, una vez formados en la cancha a la distancia necesaria, realizan un pasillo de honor, de cariño, respeto y gratitud máxima por el trabajo que realizan los profesionales de la salud. Son ellos los últimos en ingresar, se les brinda un aplauso y se realiza un pequeño pero significativo homenaje, muy merecido. Bien por ellos. Siempre es bueno trabajar estimulados; los profesionales de la salud en el fútbol tienen una tremenda responsabilidad con la industria. Siempre hablo de la industria -lo habrán notado- y no lo digo peyorativamente: lo menciono porque es un hecho de la causa, una realidad indesmentible. 

Los equipos médicos de cada club deben velar por cada uno de los protocolos que se realizan a diario en sus respectivos centros de entrenamiento y que no son para nada fáciles de cumplir; por lo tanto, hay mayores exigencias para ellos, porque sencillamente no queremos volver a cero y tener que volver a suspender partidos y enredar un campeonato que pareciera que se empieza a encauzar, aunque el fútbol todavía está bastante ausente: los equipos más bien están jugando a no perder y a tratar de estabilizar sus comportamientos futbolísticos para quizás arremeter en la segunda parte del torneo cuando se encuentren mejor preparados; pero, bueno, son gajes del oficio. Acá lo destacable es que las personas que arriesgan su salud y sus vidas, para proteger la de los demás, realizan un trabajo brillante, encomiable y, por la misma razón plausible, por parte de todos los amantes del fútbol. 

Soy feliz de que en cada partido se esté reconociendo su inmensa y noble labor, que dicho sea de paso la venían planificando desde hace muchos meses en intensas reuniones de trabajo lideradas por los doctores Fernando Yáñez, del club Universidad Católica; Fernando Radice, médico del club Universidad de Chile, y Matías Morán, médico de Colo Colo. Ellos, junto a Jaime Labarca, infectólogo del Hospital Clínico de la todos los equipos médicos de los clubes de la Primera, Primera B y Segunda División del fútbol chileno. 

Por esta razón a todos nos debe quedar claro que cuando un trabajo se planifica y se realiza de manera correcta siempre trae excelentes resultados. ¡Felicitaciones!