El «huracán» Hoyos dejó a la U devastada y en el fondo del pozo

Con una dupla técnica interina, el equipo azul mostró su empobrecimiento futbolístico en la derrota ante la UdeConce y ahora necesita recuperar urgente su jerarquía con un técnico de trayectoria que le devuelva el respeto en la cancha.

Personaje carismático y vendehumo propio de los tiempos -en que los medios compran y venden «productos» sin filtrar su idoneidad-, Ángel Hoyos fue una suerte de «huracán» que dejó a la U devastada futbolísticamente y en punto muerto en plena exigencia de dos torneos que hoy le ven marchita e indefensa, incluso condenada a derrotas que parecen naturales ante rivales inferiores…

Luego de la humillación de Brasil, con siete goles que marcaron la caída anunciada del Pastor Hoyos, la U llegó al Nacional con un cuerpo técnico de parche y la obligación de mejorar la cota mínima de su expresión futbolística del reciente periodo, cuando detrás de su prédica insulsa asomó la dimensión vacía de un técnico tan limitado como pintoresco. En realidad, hasta el más neófito de los noteros de cancha -que elevaron a Hoyos a la categoría de profesor como si fuera Guardiola o Pellegrini- era capaz de ordenar con más conocimiento y lógica una formación que carece de volumen y densidad de juego.

Sometida a una transición que seguramente durará un par de semanas, el diagnóstico de la U parecía evidente hace meses, desde cuando Hoyos apostó más a la motivación -pueril, incluso, de comparar a su gente con el Barcelona!-, desdeñando el imperativo profesional de darle consistencia táctica y variantes estratégicas a un cuadro exento de contenidos y respaldo de entrenamiento específico. En suma, el fracaso previsible del DT argentino-boliviano se tradujo en el empobrecimiento de la U en el torneo local y la Copa hasta llegar a una crisis que le exige partir de cero e invertir en un técnico de categoría y trayectoria, sin más deslumbramiento directivo con el «verso» marquetero de turno…

El drama no se agudiza, en rigor, con la la anécdota de la derrota ante UdeConce, un elenco desprovisto de estrellas y que se respalda en su funcionamiento; es decir la antítesis de los azules. Las ilusiones naturales de Cuqui Hernríquez y el Huevo Valencia en el banco no tienen una traducción lógica en el campo, donde las elecciones siguen siendo erróneas -Guerra, por ejemplo, un juvenil livianito para batallas tensionantes- y aún no existen respuestas grupales adecuadas. Luego de la apertura de la U con un remate libre de Guerra en el área, la UdeConce impuso su solidez y con goles de Riveros y Meneses se llevó un resultado que supo defender con orden y aplicación tras las expulsiones de Pacheco y Riveros.

En el fondo del pozo y entregada en su suerte a la adecuada elección del sucesor de Hoyos por parte de los controladores del club, la U afronta una extraña encrucijada, con una hinchada poco crítica que alienta como siempre como si confiara en que -sólo con ese aliento-, bastara para retomar el rumbo, y un equipo millonario sin timón en medio de la fatídica tormenta del desconcierto…

PORMENORES

Estadio Nacional

Estadio: Piero Maza

U DE CHILE: Herrera; Rodríguez, Contreras, Jara (49′ Echeverría) , Schultz; Seymour, Pizarro, Araos, Soteldo; Guerra (57′ Leiva), Pinilla. DT: C. Henríquez

U. DE CONCEPCIÓN: Muñoz, De la Fuente, Vittor, Camargo, Pineda, Pacheco, Manríquez, Riveros, Ponce, Meneses. DT: Francisco Bozán.

Goles: 51′ Guerra 60′ Riveros, 72′ Meneses

Expulsados: 77′ Pacheco, 86′ Riveros,