El mar está cambiando de color

No, usted no es daltónico: debido a alteraciones climáticas, los océanos se vuelven cada día más verdes.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Si usted es un apasionado del mar y ha notado que en los últimos 20 años su color ha ido cambiando, no se preocupe: está en lo correcto.

Los mares están significativamente más verdes, tendencia que es reflejo de alteraciones en los ecosistemas marinos. Y se trata de una tendencia global y posiblemente una más de las consecuencias del cambio climático inducido por el ser humano en nuestro planeta.

Según un informe de científicos del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido y del Instituto tecnológico de Massachussets (MIT), el color de los océanos de la Tierra ha ido cambiado en las últimas décadas.

El equipo, dirigido por la investigadora del MIT y del Centro para la Ciencia del Cambio Global,  Stephanie Dutkiewicz, explica que han detectado cambios en el color del océano en las últimos 20 años que no pueden explicarse sólo por la variabilidad natural que suele producirse de un año a otro.

Estos cambios de color, aunque sutiles para el ojo humano, se han producido en el 56% de los océanos del mundo. Vale decir, en una extensión más grande que la superficie terrestre total de la Tierra.

En particular, los investigadores encontraron que las regiones de los océanos tropicales cerca del Ecuador se han vuelto cada vez más verdes, lo que, según afirman, indica que los ecosistemas superficiales del océano deben estar cambiando, pues el color del océano es un reflejo de los organismos y componentes de sus aguas.

Los investigadores no pueden explicar qué está pasando exactamente para que se produzca este cambio, pero están bastante seguros de que el posible motor de este proceso es el cambio climático. “Ver cómo esto está sucediendo no es sorprendente, sino aterrador, principalmente porque las variaciones son consistentes con los cambios inducidos por el hombre en el clima”, señala Dutkiewicz.

El color del océano es un producto de todo lo que se encuentra en sus capas superiores. En general, las aguas de color azul profundo reflejan muy poca vida, mientras que las aguas más verdes indican principalmente la presencia de fitoplancton, conjunto de organismos unicelulares vegetales que abundan en la parte superior del océano y que contienen el pigmento verde responsable de la fotosíntesis: la clorofila.

El fitoplancton, además, es la base de la cadena alimenticia marina que sostiene organismos cada vez más complejos, desde el krill, pasando por multitud de peces, hasta centenares de aves y docenas de mamíferos marinos.

Pero el fitoplancton también desempeña un papel clave en la capacidad del océano para capturar y almacenar dióxido de carbono. Por lo tanto, los científicos están interesados en monitorear el fitoplancton en la superficie de los océanos y ver cómo estas comunidades esenciales podrían responder al cambio climático.