El nuevo paladar del hincha de la UC

El cuadro de Beñat San José derrotó por la cuenta mínima a Audax Italiano, en un partido que tuvo muy pocas emociones. La UC alcanzó su novena victoria y además se alejó a 6 puntos de su escolta, escenario que tiene felices a los fanáticos que llegan en masa a San Carlos de Apoquindo.

Católica se luce en la tabla pero en ningún caso en la cancha, donde exhibe un fútbol sólido en defensa pero con muy poco vértigo en ataque. En el primer tiempo ante Audax Italiano no tuvo remates al arco de Nicolás Peric, situación que los hinchas probablemente reprocharían en otras circunstancias, pero como los números son positivos, no sólo repletan el estadio, sino que también se van felices a casa.

Al término del primer tiempo, con un solo delantero y un mediocampo sobrepoblado, Católica no generó peligro, pero aun así se fue entre aplausos al vestuario. Las pocas muestras de reprobación parecían insignificantes ante una multitud que agradecía los buenos resultados.

El público de la UC ya no se podría definir como aquel de paladar exigente, ese que disfrutaba el juego atildado al mismo nivel que las victorias, asfixiando al rival hasta conseguir el desnivel. Ahora el panorama es distinto: al hincha de Católica no le importa si el equipo remató una vez a portería si es que ese disparo alcanzó para ganar. Hoy la victoria se valora sin importar el cómo. El espectáculo pasó a un plano menor, porque en San Carlos importa más el triunfo que el juego.

Es que la atmósfera triunfal siempre deja esa esperanza que en algún minuto llegará el gol, aunque no sea merecido –eso ya no importa-, por eso siempre estuvo viva la expectación ante un rival que marcha al otro lado de la tabla, con un entrenador que asumió hace pocos días, pero que de todas formas se las arregló para asustar un par de veces a la afición. Un gol de Audax probablemente hubiese cambiado el panorama, porque en el certamen la única vez que Católica recibió el primer tanto del partido, perdió.

Beñat nuevamente realizó cambios en la formación. Apostó por Henríquez como único delantero, acompañado desde más atrás por Bolados, Rojas y Buonannotte. En el complemento ajustó las piezas, porque claramente no dieron resultado. Los ingresos de Vilches y David Llanos finalmente cambiaron la suerte del partido, ya que ambos participaron en la única llegada clara del encuentro.

Pero antes del gol de Llanos (80´), a Católica se le abrió el partido gracias a la expulsión de Manuel Fernández, que recibió dos tarjetas amarillas en jugadas consecutivas, lo que obligó a Audax a jugar media hora con uno menos.

Luego de la apertura de la cuenta la UC no sufrió en los minutos finales, abrochando una victoria que la deja con 27 puntos de 30 posibles, una campaña casi perfecta que tiene a los hinchas con un paladar menos exigente con el juego.

Pormenores

Estadio San Carlos de Apoquindo
Público: 11.055 espectadores
Árbitro: Felipe González

U. Católica (1): Matías Dituro; José Pedro Fuenzalida, Benjamín Kuscevic, German Lanaro, Raimundo Rebolledo; Carlos Lobos, Luciano Aued, Diego Rojas (55’, Andrés Vilches), Diego Buonanotte (82’, Jaime Carreño), David Henríquez (74’, David Llanos), Marcos Bolados. DT: Beñat San José.

A. Italiano (0): Nicolás Peric; Osvaldo Bosso, Manuel Fernández, Fabián Torres, Nicolás Crovetto; Sebastián Díaz, Luis Cabrera, Bryan Carrasco, Ariel Martínez (78’, Juan Leiva), Renato Tarifeño (59’, Ricardo Escobar); Ignacio Jeraldino (69’, Sebastián Abreu).
DT: Juan José Ribera .

Gol: 1-0, 80’, David Llanos (UC)

Tarjetas amarillas: Lanaro, Aued y Bolados (UC); Martínez, Cabrera, Fernández, Peric, Crovetto y Carrasco (AI).

Tarjeta Roja: 57’ Manuel Fernández (AI).