PSG 3-1 Leipzig

El PSG fue mucho equipo ante el modesto Leipzig (video)

El cuadro parisino inscribió por primera vez su nombre en la final de la Champions League tras superar mediante un claro y rotundo 3-0 al equipo alemán, que nunca puso en peligro la opción del rival. El conjunto galo espera rival del choque Bayern Munich-Olympique de Lyon.

Por EL AGORA

Con fútbol y autoridad, el París Saint Germain inscribió por primera vez su nombre como finalista de la Champions League, tras superar mediante un claro y rotundo 3-0 al Leipzig.

El sueño del cuadro parisino, pues, está más cerca que nunca, aunque creemos que su sólida actuación frente al cuadro alemán no alcanza para considerarlo favorito frente a un equipo que, como el Bayern Munich, se enfrenta este miércoles a parecida instancia, cuando deba enfrentar al Olympique de Lyon por su paso a la cita cumbre en Lisboa.

Y es que, más allá de sus merecimientos, queda claro que al París Saín Germain le tocó en suerte enfrentar en esta sui géneris recta final de la Champions a los dos cuadros en teoría más débiles de los ocho protagonistas. El Atalanta italiano, y este cuadro germano que proviene de la antigua RDA (República Democrática Alemana), ciertamente no pueden compararse con lo que a nivel europeo significan un Barcelona o un Manchester City.

Naturalmente, no es culpa del cuadro parisino, que tras sufrir lo indecible para superar el escollo que supuso en cuartos el cuadro italiano de Bergamo, tuvo esta vez una faena mucho más cómoda y relajada para superar la valla que suponía el Leipzig.

De partida, cuando el París Saint Germain abrió la cuenta, en el minuto 12, el arco germano ya había pasado por dos sofocones. Pero bastó que de un tiro libre Di María encontrara la cabeza de Marquinhos para que el conjunto galo empezara a confirmar toda esa superioridad que la teoría le otorgaba. Y es que mientras el PSG cuenta con una plantilla millonaria, el Leipzig ha basado todas sus posibilidades de éxito en el rendimiento colectivo de un equipo donde escasean las individualidades.

Apretando la salida, el París Saint Germain no dejaba armarse al Leipzig, que no podía salir jugando. Y como no podía, sus jugadores optaban para tirarla para adelante, perdiendo en proporción de 10-8 o 10-7 esos balonazos generalmente sin destino.

Cuando la primera etapa terminaba, precisamente de la presión que ejercía el elenco parisino vino la segunda conquista. El arquero Gulacsic midió mal el pase hacia un compañero, la recuperó Mbappé que, sin pensarlo dos veces, la metió al área, viendo que entraban destapados Neymar y Di María. El oportuno tacazo de Neymar dejó al delantero argentino con todo el arco a disposición, y el tiempo suficiente como para medir y ubicar su remate bajo.

Algo reaccionó el Leipzig luego del descanso. El técnico germano movió un par de piezas y por lo menos por algunos minutos tuvo ese balón que durante la primera etapa le había resultado tan esquivo. Sin embargo, cuando pareció que el Leipzig podía aparecer y ser al menos protagonista, vino la tercera conquista gala, que liquidó el encuentro a pesar de que para el pitazo final faltaban todavía 35 largos minutos. Intentando despejar, el zaguero alemán Mikiele perdió pie y en su caída perdió también la pelota. Di María, viendo que por el centro llegaban dos compañeros, entre ellos Neymar, metió el centro que, en la boca del arco fue conectado de cabeza por el lateral Bernat, que había acompañado hasta el final la jugada.

Asunto liquidado. El Leipzig, más allá de su característico tesón germano, mostró que no tenía mayores recursos para intentar vulnerar una defensa sólida y que, a favor de la clara ventaja, estuvo siempre bien parada. Tan claro fue aquello que, mientras el París Saint Germain parecía lograr el cuarto gol en cualquier momento, los hombres del Leipzig chocaban una y otra vez sin jamás crearse una oportunidad clara de anotar al menos un descuento.

Más allá de que una eventual final Bayern Munich-París Saint Germain ofrece por cierto mucho más morbo que el que podía ofrecer un duelo final entre equipos alemanes o elencos franceses, sin duda que, de los cuadros que se han podido ver en Lisboa, es el equipo francés el protagonista a derrotar en una definición, y eso el conjunto bávaro lo sabe. 

Se trata, sin duda, de un probable choque de dos fuerzas parejas, pero en el que la historia y la tradición suelen jugar un papel tan trascendental como decisivo. En otras palabras, sigue siendo el Bayern Munich el gran favorito para quedarse con “La Orejona”.

Salvo que el Olympique de Lyon, acostumbrado en este torneo a llegar “de punto”, siga sorprendiendo y se transforme en banca.

PORMENORES

Primera semifinal de la Champions League.

Estadio: “La Luz”, de Lisboa.

Arbitro: Björn Kuipers (Países Bajos).

PARIS SAINT GERMAIN: Sergio Rico; Kehrer, Tiago Silva, Kimpenbe, Bernat; Marquinhos, Paredes (82’ Draxler), Ander Herrera (82’ Verratti); Mbappé (86’ Choupo-Moting), Neymar, Di María (86’ Sarabia).

LEIPZIG: Gulacsic; Klosterman (82’ Orban), Upamecano, Mukiele; Kampl (63’ Adams), Sabitzer, Laimer (62’ Halstenberg), Angeliño; Olmo (46’ Schick); Poulsen y Nkunku (46’ Forsberg).

GOLES: Marquinhos a los 12’ (cabezazo), Di María a los 42’ y Bernat a los 55’ (cabezazo).

Tarjetas amarillas: en París Saint Germain, Kimpenbe; en Leipzig, Laimer, Halstenberg y Poulsen.

Revisa el compacto del partido;