El Salvador: archivan 142 casos de muertes en cárceles

La Fiscalía General determinó que “no hubo delito” por parte de los agentes de Seguridad del Estado.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

La Fiscalía General de la República (FGR) archivó 142 casos de muertes al interior de diferentes cárceles de El Salvador porque “no hubo delito” por parte de los agentes de Seguridad del Estado, anunció el jefe del Ministerio Público, Rodolfo Delgado.

“Hasta este momento, nosotros como fiscales hemos archivado 142 casos de personas que fallecieron, que fueron detenidas durante el régimen de excepción y que murieron en el interior de centros penales”, manifestó Delgado a un canal de televisión.

El fiscal aseguró que los casos “no constituyen delito de acuerdo a nuestras investigaciones”, y apuntó que “los fiscales investigaron técnicamente cada uno de los hechos (…) y han comprobado científicamente, con el auxilio del Instituto de Medicina Legal, las causas de los decesos”.

Delgado apuntó que “algunas se trataban de enfermedades preexistentes, otras fueron algún tipo de enfermedad en la que se prestó el debido auxilio en el momento oportuno por las autoridades penitenciarias, pero posteriormente desgraciadamente existió el fallecimiento de esa persona por causas naturales”.

Sobre el dato de al menos 160 personas, en su mayoría jóvenes, que murieron bajo custodia de agentes de Seguridad del Estado durante la polémica medida de régimen de excepción -revelado en un informe de la organización humanitaria Cristosal- Delgado aseguró simplemente que “no es correcto”.

“Los datos de esa ONG son incorrectos, y no han sido proporcionados por instituciones oficiales. Hacen alusión a algún tipo de médico que proporcionó esos datos, han sido recabados por diferentes fuentes sin una manera científica de ordenar esos datos e incluso han tomado en cuenta, para tratar de magnificar alguno de esos números, estadísticas de fallecimientos que se dieron dentro del sistema penitenciario antes de la entrada en vigencia del régimen de excepción”, aseveró.

Sin embargo, Cristosal afirma que hubo muertes por tortura y tratos crueles o degradantes, además de cadáveres con laceraciones, con hematomas, heridas cortopunzantes o contundentes, marcas de estrangulación, ahorcamiento y otros signos de maltrato.