El Santa Laura está en la historia del fútbol chileno

El viejo recinto de Plaza Chacabuco tiene el orgullo de haber albergado el primer partido de nuestro fútbol ya profesional. Y es que el Estadio Nacional sólo se inauguraría cinco años después. En ese torneo de 1933 fuimos cuartos.

Durante décadas el estadio Santa Laura ha sido vital para el desarrollo del fútbol profesional, porque no solo cobijó los partidos nuestros, sino que también los de la mayoría de los clubes capitalinos.

Más lo fue en los años 30, cuando ni siquiera existía el Estadio Nacional, inaugurado recién en 1938.

Por eso no puede extrañar que el primer partido del futbol rentado se jugara en nuestro querido estadio.

Ocurrió el 22 de julio de 1933. Se enfrentaron Audax Italiano y Morning Star.  Tal como en el cotejo amistoso que inauguró el estadio en el año 1925 (derrota nuestra 1-0 frente a los itálicos) el actual club de La Florida también salió triunfador, venciendo 3-1 a los de la estrella de la mañana.

El torneo se llamó “I Campeonato de la División de Honor de la Liga Profesional de Football de Santiago de 1933”. Un largo nombre para una breve competencia, dado los pocos clubes organizados entonces. Ocho en total. Aparte de nosotros, que nos llamábamos Unión Deportiva Española, participaron los ya señalados Audax Italiano y Morning Star, y Colo Colo, Santiago National, Santiago Badminton, Green Cross y Magallanes.

El campeón fue este último, toda una potencia en esos albores, pese a la sangría que le significó ocho años antes la rebelión de David Arellano y los suyos, que dejaron la institución para fundar Colo Colo el 19 de abril de 1925.

Para llevarse el primer título profesional -logro que repetiría en 1934, 1935 y 1938- el equipo carabelero ganó 6 de sus 7 partidos y perdió solo 1. Convirtió 23 goles (algo habitual en esa época) y recibió solo 8 (todo un mérito, considerando que el número de defensas era inferior al de delanteros). Totalizó 12 puntos y superó a Colo Colo, con igual puntaje, por apenas un gol de diferencia.

En tercer lugar llegó Santiago Badminton, con 9 puntos.

Nosotros fuimos cuartos, justo en la mitad de la tabla. El plantel dirigido por los ex jugadores Juan Bautista Lapiedra y Gerardo Mediavilla, logró 6 puntos, con 2 triunfos, 2 empates y 3 derrotas. Marcamos 10 goles y recibimos 13. Nuestra diferencia de gol nos permitió superar al Audax, que alcanzó el mismo puntaje.

Fue una campaña regular, inferior a varias de la época amateur. Es que como aficionados habíamos conquistado la Copa Chile en 1920, 1924 y 1925, y la Serie A de la Liga Central de Football en 1928. En nuestro debut rentado nos superaron clubes que en pocos años habían dado pasos acelerados para profesionalizar su desarrollo.

Tendrían que pasar todavía 10 años para que en 1943 fuésemos campeones profesionales por primera vez.