Elevan condena a capitán de Carabineros por crimen de joven obrero en 1973

Corte de Apelaciones de San Miguel aumentó de seis a ocho años la condena contra Hugo Medina Leiva como autor del secuestro calificado de Víctor Valdivia Vásquez, por entonces de 18 años.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER

La Primera Sala de la Corte de Apelaciones de San Miguel elevó la condena del capitán (r) de Carabineros Hugo Jesús Medina Leiva de seis a ocho años de presidio mayor en su grado mínimo, como autor del secuestro calificado del obrero de 18 años Víctor Valdivia Vásquez, quien logró sobrevivir al asesinato de dos de sus hermanos y de un vecino por parte de efectivos militares.

El joven quedó vivo luego de la ejecución, y fue llevado por sus familiares a un recinto hospitalario, desde donde fue secuestrado por carabineros, desconociéndose hasta la fecha su paradero.

En el transcurso de la investigación se pudo acreditar que, en la madrugada del 21 de octubre de 1973, funcionarios de la Escuela de Infantería de San Bernardo realizaron un operativo en un campamento de La Cisterna (actual población Cuatro Estrellas) donde detuvieron a Segundo Fernando Valdivia Vásquez, Víctor Eduardo Valdivia Vásquez, Miguel Ángel Valdivia Vásquez y Guillermo Enrique Abarca Leiva.

Todos fueron trasladados en un camión al sector denominado Bajos de San Agustín, donde una patrulla militar disparó en su contra. Víctor Eduardo Valdivia sobrevivió y logró trasladarse -con heridas de bala en el muslo izquierdo y en la región aquiliana de la misma pierna- a casa de familiares y luego al Hospital Parroquial de San Bernardo.

El día 22 de octubre, en horas de la tarde, Víctor Eduardo Valdivia fue detenido en el hospital por funcionarios de dotación de la Sexta Comisaría de Carabineros de San Bernardo (a cargo del capitán Medina Leiva), quienes lo trasladaron a la referida unidad policial, ignorándose desde esa fecha su paradero.

Los ministros Roberto Contreras Olivares, Alejandra Rojas Contreras y Alondra Castro Jiménez confirmaron la sentencia de primera instancia y determinaron elevar la pena a ocho años de presidio mayor en su grado mínimo, como autor del delito de secuestro calificado de la víctima.

“El fallo significa un avance en la búsqueda de verdad, justicia y reparación. Además, es un hito significativo para la familia, querellantes en la causa, pues se ha logrado condenar y aumentar la condena de quien fue responsable de la desaparición de su hijo y hermano”, señala la abogada querellante Carolina Vega, de Estudio Jurídico Caucoto Abogados.

Agregó que se trata de “un avance significativo para ellos, pero aún queda mucho por hacer. El Estado y el poder judicial tienen un deber con los familiares de las víctimas, que hasta el momento no se ha cumplido a cabalidad. Son cientos los desaparecidos, y miles los familiares afectados que hasta el día de hoy buscan la verdad”.