Clasificatorias 2026: Esmeraldas, la provincia marcada por la violencia y semillera de la selección ecuatoriana

La zona, que tiene altos índices de delincuencia por las bandas criminales y el narcotráfico, se ha destacado por «fabricar» un gran porcentaje de futbolistas, entre ellos Enner Valencia, que terminan vistiendo la camiseta tricolor. 

Por PEDRO LIENQUEO / Foto: ARCHIVO

A partir del 2000, la selección ecuatoriana tuvo un crecimiento en su rendimiento que le permitió estar en los mundiales del 2002, 2006, 2014 y 2022.

Además, la liga de ese país comenzaba a mostrar éxitos en lo deportivo. Liga Deportiva Universitaria de Quito conquistó la Copa Libertadores 2008 y la Copa Sudamericana 2009. Más tarde, Independiente del Valle, un equipo modesto y pequeño, sorprendía al continente al quedarse con las copas Sudamericana del 2019 y 2022.

Esos resultados hicieron que Ecuador fuera respetado en diversas competencias por los grandes. Hoy la selección de ese país se caracteriza por tener jugadores veloces y de gran contextura física, que, en su mayoría, provienen de una particular zona.

Pese a caer ante Argentina 1-0 en Buenos Aires y tener 3 puntos menos por la polémica inscripción de Byron Castillo en las pasadas eliminatorias, seguramente será uno de los rivales más duros que tendrá Chile en el camino hacia el Mundial del 2026.

LA PROVINCIA SEMILLERA Y VIOLENTA

Esmeraldas es una provincia que está al noroeste de Quito, tienen 643 654 habitantes (datos del 2020) y es la octava con mayor población en ese país. Sin embargo, en lo deportivo se ha caracterizado por formar varios futbolistas que terminan triunfando en sus equipos.

De acuerdo a la última nómina que entregó Ecuador para enfrentar a Argentina y Uruguay en las fechas 1 y 2 de las Clasificatorias al Mundial 2026, Alexander Domínguez (portero), Félix Torres, Robert Arboleda, Willian Pacho, Pervis Estupiñán, Leonardo Realpe (defensas), José Cifuentes, Joao Ortiz (mediocampistas) y Enner Valencia (foto principal), son de esa provincia.

Además, otros ex seleccionados, como Jorge Guagua, Juan Carlos Paredes, Walter Ayoví, Jaime Ayoví, Iván Hurtado, José Luis Perlaza, Segundo Castillo, Frikson Erazo, Néicer Reasco y Edwin Tenorio, entre otros, son oriundos de la misma zona.

Por otro lado, la provincia se caracteriza también por la violencia. Infobae publicó que en el último tiempo los homicidios aumentaron un 500% por el tráfico de drogas y la tasa de asesinatos es de 81 por cada 100.000 habitantes.

De acuerdo a lo informado por El Comercio, Esmeraldas tiene filiales de Independiente del Valle, Barcelona, LDU y otros clubes para formar jugadores.

El veedor de Liga de Quito, Gabriel Bustos, señaló al citado medio que «acá se crían en las calles y tienen que hacer frente a la ­pobreza desde la niñez. El fútbol es su salida».

Bustos, además, agregó que son «rebeldes y se enfrentan a las adversidades diariamente y eso puede ayudarlos en su adaptación a los clubes de Primera, aunque también puede perjudicarlos para acoplarse a las normas de convivencia».

Andy Caicedo, coordinador del IDV, afirmó que los jugadores que se forman ahí tienen un gran poderío físico. «Algo que se requiere en la alta competencia», agregó.

Pese a ser una provincia que forma a grandes futbolistas, en la zona hay dos equipos, Vargas Torres y Atacames, que actualmente están en la segunda categoría. La razón principal por la que muchos no son parte de esos clubes es porque no reúnen las condiciones mínimas en infraestructura.

Actualmente, los esmeraldeños están entusiasmados con lo que harán los futbolistas de la localidad, quienes buscarán estar presentes en el próximo Mundial del 2026.