Enormes piedras en el camino de la U

En los ocho partidos que faltan para que termine el Torneo Nacional Universidad de Chile requiere de al menos 9 puntos para librarse del descenso. Necesita, en consecuencia, tres victorias ¿Ante quiénes las puede conseguir?

El registro histórico grita, porque ya no murmura, que los equipos que tienen un registro inferior al 35% de los puntos disputados están condenados al descenso.

La situación actual, con cinco equipos buscando la salvación, exige un poquito menos para quedar fuera de peligro, porque los dos colistas (Antofagasta y Coquimbo) llegan apenas al 28,7 por ciento. Un cálculo moderado establece que el corte se va a dar en un 34%. Y ese es mayor que el porcentaje que actualmente tiene Universidad de Chile.

La situación de los restantes es la siguiente: Unión Calera, 23 puntos, 34,8%;  La Serena, 21 puntos, 31,8%.

Los azules han conseguido, como promedio, un  punto de cada tres disputados. Es como si hubiesen empatado los 22 encuentros jugados. Y no es un despropósito pensar que, si mantienen ese rendimiento, el próximo año estarán llenando estadios en la Primera B.

Para salvarse, Universidad de Chile necesita llegar al menos a 31 puntos, equivalentes a un 34,4%. Por lo tanto, debe ganar al menos tres partidos, o ganar dos y empatar tres, o ganar uno y empatar seis.

No parece tan difícil a primera vista. Pero, contemplando el rendimiento mostrado hasta ahora por los azules, la importancia de las ausencias y el nivel de los jugadores que deberían sacar la cara en los momentos difíciles, la cuesta que van subiendo asoma como muy pesada. Y con muchas piedras en el camino.

El primer escollo se les presentará el 27 de agosto en el renovado Estadio Nacional. Rival: Universidad Católica. Si existiera la Polla Gol, las cartillas se llenarían de V (visitante). Y ahora que existen las apuestas ilegales, el dividendo grande sería para los que pongan sus pesos a favor de la U. Pronóstico: triunfo cruzado. Los azules siguen con sus 22 puntos y ahora su promedio sería de 31,8 por ciento. La tabla no se movería mucho, en todo caso, porque sus colegas de desgracias también tienen más posibilidades de perder que de ganar: Unión La Calera visita a Colo Colo, La Serena visita a Everton, Antofagasta recibe a Ñublense y Coquimbo Unido se las ve en casa con O’Higgins.

En el partido siguiente, el 7 de septiembre, la U enfrenta a Coquimbo Unido como local, posiblemente en Valparaíso, y sin acompañamiento multitudinario porque la Municipalidad del puerto exigirá aforo reducido. Pronóstico: victoria de la U. Si no gana este partido, pueden aparecer los pañuelos del adiós. Con un rival directo no se puede perder. En este caso, ni siquiera empatar. Con esta victoria, el porcentaje azul subiría a 34,7%. Si empata, queda con luz amarilla: 31, 9%. Y si pierde, luz roja: 30,5%. Tareas para los rivales directos: Unión La Calera visita a Curicó Unido, Antofagasta es local contra O’Higgins y La Serena visita a la UC.

En vísperas del Dieciocho, el 15 de septiembre, otro escollo complicado: Palestino, en La Cisterna. La U tampoco contará con apoyo multitudinario, por las restricciones que pondrá el local. Pronóstico: otra derrota azul. Aunque algo han decaído en las últimas fechas, los tricolores son de los mejores de la segunda rueda y ya se les metió en la cabeza que pueden llegar a la Copa Libertadores. Suponiendo que hubo victoria en el partido anterior, su porcentaje quedaría en el que tiene ahora: 33,3%. Desafíos para el resto: Coquimbo espera al AudaxItaliano, y Antofagasta a Curicó Unido, mientras La Serena visita a Unión Española, y Unión La Calera a O’Higgins.

Diecisiete días después se jugará el partido siguiente. El rival será Audax Italiano, hueso duro de roer para cualquiera. El escenario más probable es Valparaíso de nuevo. Se supone que a esas alturas la U ya tendrá un equipo más afiatado, y que con sus refuerzos argentinos recuperados habrá mejorado su rendimiento. Pronóstico: empate. Ese punto lo dejaría nuevamente con 33,3% de rendimiento. Los otros que pueden ir al cadalso tampoco la tienen fácil: Unión La Calera (local) y Coquimbo se pueden matar entre ellos, La Serena visita a Curicó Unido, y Antofagasta a Huachipato.

El 9 de octubre, en La Serena se puede definir la suerte azul. Universidad de Chile se jugará todas sus cartas en el estadio La Portada, porque una derrota la condena casi irremisiblemente. Una victoria, en cambio, empantana a los granates. Pronóstico: empate. Su porcentaje se mantendría.Para los otros asustados, el panorama también es complicado. Unión La Calera visita a AudaxItaliano, y Coquimbo Unido a Huachipato, mientras Antofagasta recibe a Palestino.

Dos semanas después, el 23 de octubre, la U enfrentará a Everton en el estadio Sausalito. La irregularidad de los viñamarinos les da esperanzas a los azules. A estas alturas hay que sumar como sea, porque cada derrota es una puñalada profunda. Pronóstico: empate. Con los 28 puntos acumulados, los azules mantendrían su porcentaje de 33,3% y seguirían equilibrándose en la cuerda floja. Panorama negro para los demás: Antofagasta recibe a Unión Española, Coquimbo Unido a ColoColo y Unión La Calera a Universidad Católica, mientras La Serena visita a Palestino.

La última salida de la U será en la penúltima fecha del campeonato enfrentando a Huachipato en Talcahuano el 30 de octubre. Los acereros también han mostrado mucha irregularidad, pero complican a cualquiera y por lo general se agrandan cuando enfrentan a los poderosos. Pronóstico: derrota azul.Si llegara a suceder esto, las alarmas estarán sonando en todo el país, porque su porcentaje de rendimiento quedaría muy por debajo de la línea de flotación: 32,2%.  Paralelamente, Coquimbo Unido visitará a Unión Española, y Antofagasta a Everton, mientras se matarán entre ellos La Serena (local) yUnión La Calera.

El telón del campeonato se bajará el 6 de noviembre y la sentencia será inapelable para dos de los cinco actualmente comprometidos. Rival de la U: Cobresal. Escenario: Valparaíso, probablemente. Los azules tienen su historia aparte con los mineros pobres. En El Salvador consiguieron romper la racha de 25 años sin ganar un título en 1994. Y en el Nacional de Santiago, fueron sacrificados con un empate que los llevó al descenso en la última fecha del campeonato de 1988. ¿Se repetirá la historia? El pronóstico dice que no: victoria de la U. Con esos tres puntos llegaría a 31, con porcentaje de 34,4%, justo para salvarse. Los llantos, en consecuencia, serían en otros lugares. Tal vez en Coquimbo, donde el local espera a Curicó Unido. Quizás en La Florida, donde La Serena visita al Audax Italiano. O puede ser en La Calera, donde el local recibe a Unión Española.

Dios dirá, porque aquí solamente hay especulación.