Escándalo en el tenis

Cuando en Chile se celebraba la actuación de Cristian Garin (70 ATP) en Wimbledon, otro chileno, el talagantino de 29 años Michel Vernier Quinteros, ubicado más allá del lugar 700, provocaba un escándalo mundial al ser condenado a una suspensión de toda actividad ligada al tenis por siete años Y cinco meses y una multa de 22.500 dólares por el delito de amaño de partidos.

Por SERGIO RIED

Si bien no es nada nuevo entre los jugadores de ambos sexos a nivel mundial, el «caso Vernier»» sacudió al mundo del tenis por la severidad del castigo, que hace suponer que el delito también fue de gran magnitud. Algo que el chileno, que ganó su primer y único torneo profesional a fines del año pasado, admitió ante la ITIA (Agencia para la Integridad en el Tenis por su sigla en inglés) haber sido parte y recibido dinero por arreglar partidos suyos durante 2018 y no haber denunciado tales hechos. 

Con este reconocimiento Vernier cavo su propia tumba ya que cuando cumpla su condena el 30 de agosto de 1929 tendrá casi 37 años y seguramente se retirará del tenis. Pero desgraciadamente Michel Vernier no es el único tenista chileno investigado por la ITIA, porque el ex entrenador Sebastián Rivera también fue suspendido por el amaño de partidos, Mauricio Álvarez fue castigado a perpetuidad en 2019 y dos ex integrantes del equipo chileno de Copa Davis, Cristóbal Saavedra y Juan Carlos Sáez fueron suspendidos por dos años el primero (que ya cumplió) y por ocho el segundo. Ambos por arreglo de partidos y no colaborar con la ITIA.

Pero no vaya a creerse que esto es patrimonio de los tenistas nacionales, porque al mismo tiempo que Vernier cayeron SEIS  tenistas españoles encabezados por Mark Fornell (256 ATP), que recibió una condena de !22 años y 6 meses!, más una multa de 250 mil dólares. El resto de los «expulsados» del tenis son Jorge Marsé (542 ATP), Carlos y Jaime Ortega, Marcos Torralbo, y Pedro Bernabé Franco, todos sin ránking.

Esta verdadera «banda de corrupción» deberá, además de los castigos de la ITIA, purgar penas de cárcel impuestas por la Fiscalía española y recién después asumir los duros castigos de la entidad Anti Corrupción del tenis. La conclusión de esta larga investigación en la que han caído árbitros, jugadores y entrenadores, es un paso gigante para combatir la corrupción en el tenis y el deporte.