Escándalo sexual estremece a Japón

Una agencia artística reconoció abusos sexuales en contra de menores de edad por parte de su fundador, Johnny Kitagawa. Los ataques se habrían repetido durante décadas.

Por EL ÁGORA / Foto: AGENCIAS

Julie Fujishima, sobrina de Johnny Kitagawa, considerado el zar del pop japonés, reconoció por vez primera los abusos sexuales cometidos durante décadas por su tío en contra jóvenes de la escena musical del país.

Fujishima anunció de esa manera su dimisión al cargo de presidenta de la agencia Johnny & Associates, que ocupaba tras la muerte de su tío.

La renuncia de Fujishima se produce una semana después de la publicación de los resultados de una investigación que puso en evidencia las agresiones sexuales cometidas durante décadas por Kitagawa (foto principal) cuando estaba a cargo de la más grande agencia de pop juvenil de Japón.

Kitagawa, quien falleció en 2019 a los 87 años, fundó en 1962 la agencia, que ha lanzado al estrellato a bandas célebres como Smap, Arashi o Tokio.

El agente era venerado en el país asiático por crear una fórmula para el estrellato -que todavía sigue siendo utilizada en las industrias del K-Pop y J-Pop en Corea del Sur y  Japón- captando a jóvenes y formándolos hasta su debut.

Kitagawa ostentaba dos récords Guinness: uno, como el productor que ha generado mayor número de sencillos en el puesto N°1 de las listas musicales, y el segundo, por el mayor número de conciertos realizados.

Tras el escándalo, la agencia Guinness informó que, al menos por ahora, ambas hazañas se han eliminado de la web de la organización.

“La agencia y yo misma reconocemos los abusos sexuales cometidos por Johnny Kitagawa. Pido perdón a las víctimas desde el fondo de mi corazón”, declaró Julie Fujishima.

La agencia encargó a una comisión integrada por un abogado, un psiquiatra y un psicólogo que investigase las denuncias de abusos sexuales. El informe emitido por la comisión cita descripciones precisas de abusos sexuales recogidas durante entrevistas con 41 víctimas de agresión.

El escándalo de abusos surgió después de la emisión en 2023 de un documental de la cadena de televisión pública británica BBC. Muchas víctimas describieron los actos sexuales a los que tuvieron que someterse y los traumas psicológicos resultantes de las agresiones.

Pero las denuncias de abusos habían aparecido ya en la prensa japonesa en 1999. Kitagawa entabló entonces -con éxito- una demanda por difamación, y nunca fue acusado formalmente.