España vuelve a gritar campeón después de 11 años

Con su triunfo 5-4 en definición a penales en la Europa Nations League, el equipo de Luis de la Fuente rompió una sequía iniciada tras el título de la Eurocopa de 2012 y refuerza sus convicciones en un proceso cuya meta es volver a alzar la copa del mundo. Croacia dilapida una nueva chance para ser la mejor. Quizás la última para el gran Luka Modric.

Por JOSÉ ROGGERO / Foto: AFP

Una final se juega para ganarla. Pero a veces el triunfo tiene gustos distintos dependiendo del paladar del campeón.

Creada recién en el año 2018, por importancia, la Europa Nations League es la tercera competencia de selecciones en el viejo continente, detrás de las clasificatorias mundialistas y la Eurocopa de Naciones. Ganarla no tiene la misma trascendencia que estos dos últimos certámenes.

Por eso, España y Croacia llegaron a esta final con objetivos distintos.

Los hispanos querían el título no solo para imitar a los anteriores campeones Portugal y Francia, sino que sobre todo para recuperar el rótulo de campeón obtenido en el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Eurocopa de 2012. A partir de entonces los sucesivos fracasos, incluyendo la final perdida en este mismo certamen ante los galos en 2021, magullaron el orgullo de un país que en esos tres primeros años de la pasada década creyó que podría codearse para siempre con los gigantes históricos. Para recuperar su sitial han hecho esfuerzos denodados que, a partir de ahora, con esta renovada confianza y el sostén de jugadores de calidad en todos los puestos, pueden dar frutos en el próximo mundial.

Lo de Croacia, en cambio, iba por lo emotivo. Anhelaba por fin una corona para su generación gloriosa encabezada por Luca Modric. Una generación equiparada solamente por aquella de Prosinecki, Boban, Suker y compañía, tercera en el Mundial de Francia 98.

La del petiso del Real Madrid, secundado por Perisic, Brozovic y Kovacic, quería sacarse hoy en esta final de Róterdam las frustraciones de los dos mundiales anteriores, en las que se quedaron con el subtítulo (Rusia 2018) y el tercer lugar (Qatar 2022). No solo eso. Modric y sus incondicionales y ya veteranos escuderos sabían que esta sería su última chance. No pudieron. Estiraron la lucha hasta el final, pero no hizo lo propio el joven portero Livakovic en la definición a penales y la gloria se les escapó de las manos.  

Fue un duelo digno de una final. Jugado a mil y con merecimientos compartidos, aunque progresivamente España volcó las acciones y debió ganar en los 120 minutos de juego.

El equilibrio marcó el primer tiempo. Dominio alternado, sapiencia y buen trato de balón en la mitad del campo. Los hispanos respaldados en la categoría de Rodri y Gavi, los croatas en los viejos socios Brozovic, Kovacic y Modric. Para atacar, ambos apelaron a una pícara mentira. Sí, porque Jesús Navas, nominal lateral derecho, y Perisic, aparente lateral izquierdo, actuaron como lo que realmente son, rápidos, punzantes y sabios extremos ofensivos. Fue más productivo el croata, pero Navas hizo lo suyo.

Tal como el juego, las ocasiones de gol también fueron alternadas. La más clara, eso sí, correspondió a Croacia. Pelotazo largo que pilló mal parados a los centrales galo-hispanos Laporte y Le Normand, y Kramaric galopó largos metros para tardar el segundo justo a la hora del remate, permitiendo la trabada postrera de Laporte.

La segunda etapa fue pareja solo en sus comienzos. Paulatinamente, merced sobre todo a acertadas sustituciones del técnico De la Fuente, España inclinó la cancha. El moreno Ansu Fati abrió forados en la defensa balcánica gracias a sus regates. En el medio del área, Joselu preocupó más que Morata. Y Dani Olmo lució su habilidad en más metros que Gavi.

Todo aquello se mantuvo en el alargue. Es cierto que en una jugada muy parecida a la de Petkovic en el primer tiempo el ingresado Majer pudo anotar de contragolpe. Pero también es verdad que toda la prolongación se jugó en campo croata y Dani Olmo falló dos ocasiones claras.

En los penales predominó la categoría del portero vasco Unai Simón. Dos veces acertó en sus estiradas para contener los disparos de Majer y Petkovic. Livakovic, en cambio, no atajó ningún tiro y el único yerro español se debió a un disparo al travesaño de Laporte.

España se llevó otra copa a sus vitrinas. Como las Eurocopas de 1964, 2008 y 2012. Y como el título mundial de 2010. No es poco para una nación que posee la segunda mejor liga del mundo y que a nivel de clubes exhibe con orgullo al Real Madrid y al Barcelona. De seguro que mañana De la Fuente y los suyos se levantarán con la vista fija en  México-Estados Unidos-Canadá 2026.

PORMENORES

Europa Nations League

FINAL

ESTADIO: Stadion Feijenoord “De Kuip” (Rotterdam, Países Bajos)

PÚBLICO: 51.000

ÁRBITRO: Felix Zwayer (Alemania)

CROACIA (0): Livakovic; Juranovic, Erlic, Sutalo, Perisic; Modric, Brozovic, Kovacic; Pasalic, Kramaric, Ivanusec. DT: Zlatko Dalic. Cambios: 62’, Petkovic por Kovacic; 78’, Vlasic por Ivanusec; 90’, Majer por Pasalic; 111’, Stanisic por Juranovic.

ESPAÑA (0): Unai Simón; Navas, Le Normand, Laporte, Jordi Alba; Rodri, Fabián Ruiz; Asensio, Gavi, Pino; Morata. DT: Luis de la Fuente. Cambios: 66’, Fati por Pino y Joselu por Morata; 78’, Nacho por Le Normand y Merino por Ruiz; 86’, Dani Olmo por Gavi; 96´, Carvajal por Navas.

DEFINICIÓN A PENALES: En España convirtieron Joselu, Rodri, Merino, Asensio y Dani Carvajal; falló Laporte. En Croacia convirtieron Vlasic, Brozovic, Modric y Perisic, fallaron Majer y Petkovic.

TARJETAS AMARILLAS: en España, Gavi, Nacho y Rodri; en Croacia, Petkovic.

El resumen de la final: