Esta vez el Mono Sánchez salvó a la Unión

En un partido muy discreto, el equipo de Santa Laura caminó por la cornisa ante el debutante Mushuc Runa para finalmente cumplir el objetivo de instalarse en la segunda ronda de la Copa Sudamericana. El arquero hispano fue la figura del partido al contener tres pelotas de gol, un penal en la tanda y además ejecutar el lanzamiento que sentenció la clasificación.

Hasta el gol de Ajá (´10), la Unión Española jugaba relativamente bien, al menos con intenciones reales de anotar un gol, objetivo que necesariamente tenía que cumplir para meterse en la pelea por la clasificación. En esa fracción inicial se apreció la diferencia entre un equipo habituado a instancias internacionales con un novato en la materia, pero duró hasta ahí, hasta el gol del uruguayo.

La serie muy pronto quedaría igualada gracias a la inspiración del argentino Rébola, que convirtió el 1-1 final con una sorpresiva volea (´14). A partir de ahí el partido entró en una laguna y uno de los protagonistas, la Unión Española, se conformó muy temprano con el resultado, posiblemente confiando en que se quedarían con la definición a penales.

El mediocampo Rojo entró muy poco en acción, salvo chispazos del colombiano Mejía y atrevimientos de González. Seymur y Dávila tuvieron muy poco contacto con el balón y además fueron poco eficientes en la marca. Mientras que en el fondo, Palomeque y Ajá hacían lo posible por despejar cuánto balón llegaba al área. La Unión se refugió en su campo y el Mushuc aprovechó la invitación para atacar.

El cuadro chileno prácticamente se olvidó de buscar un segundo gol, que obligaba a los ecuatorianos a convertir a lo menos dos. Entonces fue el Runa, que sin pasar grandes sobresaltos en su área, y aprovechando los 2.500 metros de altura de Ambato, fue a buscar el triunfo, especialmente en el segundo tiempo, donde prácticamente se vio sólo un equipo en la cancha.

Pero los ecuatorianos no estuvieron precisos en la definición y además se encontraron con un arquero inspirado. El Mono Sánchez, habituado mucho más a la crítica que a los elogios –con justas razones-, jugó uno de esos partidos que recordará por mucho tiempo: tapó tres pelotas de gol, contuvo un penal en la definición (a Fajardo), y anotó el tiro decisivo que le dio a los hispanos la clasificación.

La Unión rozó el fracaso, pero haciendo un balance de los dos partidos suma merecimientos suficientes para justificar su paso a la siguiente ronda, porque si bien en Ecuador fue superada futbolísticamente, en Santa Laura estableció una diferencia todavía más grande.  

Pormenores

Estadio Bellavista, Ambato.

Público: 12.000 espectadores, aproximadamente.

Árbitro: Ivo Méndez (BOL).

Mushuc Runa 1 (5): B. Méndez; B. Mina, A. Rébola, D. Quilumba, J. Realpe; M. Carrasco (70’, L. Estupiñán), D. Bone, H. Orzán (60’, F. Fajardo), B. Delgado; A. George, E. Rivas (79’, Fabio Renato). DT: G. Cumbicus.

U. Española 1 (6): D. Sánchez; J. P. Gómez (77’, M. Larenas), E. Palomeque, J. Aja, L. Pavez M.; R. González, F. Seymour, J. Mejía (81’, D. Llanos), M. Dávila; M. Caballero, S. Varas (73’, B. Yáñez). DT: F. Díaz.

Goles: 0-1: 10’, Aja (UE); 1-1: 14’, Rébola (MUS).

Penales: Anotaron Rébola, Realpe, Mina George, Medina (MR); Dávila, Caballero, Llanos, Larenas, González, Sánchez (UE). Fallaron: Fajardo -tapado por Sánchez-, Fabio Renato -elevó-(MR); Palomeque (UE).

Tarjetas amarillas: Rébola y Quilumba (MUS); Seymour, Caballero, Gómez, Aja y Sánchez (UE).