Estados Unidos: administración Biden apuesta por la energía eólica

La meta es generar electricidad para 10 millones de hogares de aquí al año 2030.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Deepwater Wind, parque eólico de cinco turbinas y 30 megavatios proyectado frente a la costa de Block Island, será el primer parque eólico marino de Estados Unidos.

Se trata de un hito que, según la empresa, podría allanar el camino a una industria establecida desde hace tiempo en Europa, pero que sigue luchando contra la oposición en Estados Unidos.

El Departamento de Interior de Estados Unidos propuso la primera subasta de energía eólica marina en el Golfo de México. La subasta incluye un área de más de 400 kilómetros cuadrados en aguas de Lake Charles, Louisiana, y dos áreas de tamaño similar frente a Galveston.

La Oficina Federal de Gestión de la Energía Oceánica solicitó la opinión del público para determinar cuál de las dos zonas situadas frente a las costas de Galveston debe incluirse en la venta final.

“La propuesta de arrendamiento continuará el legado de producción de energía en el Golfo de México, proporcionando a los estadounidenses un suministro de energía limpia y asequible. También contribuirá a garantizar la independencia energética de nuestro país, reduciendo al mismo tiempo los costes para los consumidores”, dijo Josh Kaplowitz, vicepresidente de energía eólica marina de la American Clean Power Association.

Los partidarios señalan la infraestructura de cableado marítimo existente en el Golfo y sus aguas costeras poco profundas, que lo convierten en una zona ideal para el desarrollo de parques eólicos marinos. Creen que las instalaciones acuáticas también podrían complementar los parques eólicos del interior de Texas.

“Por supuesto, sabemos que la energía eólica no se genera todo el tiempo, pero se trata de un recurso importante que el gobierno federal quiere desarrollar”, afirmó Ed Hirs, investigador de energía de la Universidad de Houston.

La administración Biden ha celebrado tres subastas de arrendamiento eólico en alta mar, incluidos importantes proyectos en Nueva York y California. Está estudiando posibles ventas de energía eólica en zonas situadas frente a la costa de Oregon, así como en el Golfo de Maine y en una zona del Atlántico central.

El objetivo del actual gobierno es desplegar 30 gigavatios de capacidad de energía eólica marina para 2030, lo que podría suministrar energía a más de 10 millones de hogares.