Estados Unidos: hallan siete cadáveres en casa de violador

La Policía descubrió los cuerpos cuando investigaba la desaparición de dos muchachas de 14 y 16 años en una zona rural de Oklahoma.

Por EL ÁGORA / Foto: GENTILEZA PUBLIC RADIO TULSA

El lunes, un aviso de búsqueda por la desaparición de dos adolescentes desencadenó una “cacería” de la Policía del condado de Okmulgee, y que terminó con el hallazgo de siete cadáveres en casa de un agresor sexual de 39 años.

La investigación confirmó que Ivy Webster, de 14 años, y Brittany Brewer, de 16, fueron vistas por última vez con Jesse McFadden, un delincuente sexual convicto, y cuando la oficina del sheriff irrumpió en la propiedad, halló sus cuerpos, junto a los de su esposa y los hijos de la mujer.

El Aviso de Desaparición en Peligro advertía que las niñas fueron vistas por última vez el lunes a las 13:22 en el pueblo de Henryetta, e informaba que “están posiblemente viajando en un Chevy Avalanche blanco a nombre de McFadden”.

La policía ejecutó una orden de registro alrededor de las tres de la tarde del martes, cuando descubrieron los cuerpos. El sheriff declinó responder a preguntas sobre la ubicación exacta de los cuerpos, detalles sobre las armas o la forma de muerte.

El sheriff, Eddy Rice, dijo que ya no estaban buscando a Webster, Brewer ni a McFadden. Mientras Janette Mayo, residente de Westville (Oklahoma), confirmó que su hija, Holly Guess, de 35 años, estaba entre las víctimas. Los registros estatales muestran que Guess y McFadden contrajeron matrimonio el año pasado.

Los otros cadáveres correspondían a sus nietos, Rylee Elizabeth Allen, de 17 años; Michael James Mayo, de 15, y Tiffany Dore Guess, de 13. Mayo señaló que Tiffany Guess era muy amiga de Webster y Brewer, quienes estaban pasando el fin de semana con la familia.

Aunque Rice rechazó proporcionar detalles sobre cómo murieron, Mayo dijo que el departamento de Policía le dijo que su hija y sus nietos fueron encontrados con heridas de bala.

El sombrío descubrimiento en Oklahoma mantiene a Estados Unidos en un intenso ritmo de asesinatos masivos en 2023 y podría hacer que el número de personas asesinadas en este tipo de incidentes supere el centenar en el año.