Estados Unidos lanza otro misil intercontinental

Será la segunda prueba en tres semanas, después del lanzado el 16 de agosto pasado.

Por segunda vez en tres semanas, el ejército estadounidense lanzará un misil intercontinental de prueba con capacidad nuclear (ICBM).

Y, contrario a lo habitual, el Pentágono anunció el lanzamiento, porque suele informar sólo una vez efectuada la prueba.

“Habrá un lanzamiento operacional de prueba de un misil balístico intercontinental Minuteman III no armado (…) en la madrugada del 7 de septiembre, desde la base de la Fuerza Espacial de Vandenberg en California”, indicó el vocero del Pentágono, brigadier general Pat Ryder.

Ryder indicó que la prueba es “de rutina”, que está planeada desde hace mucho tiempo y que Estados Unidos dio aviso a Rusia y a otros países de sus planes.

El lanzamiento será similar a pruebas anteriores y está diseñado para verificar la eficacia y la preparación del sistema de misiles.

“El propósito del programa de lanzamiento de pruebas de ICBM es demostrar la preparación de las fuerzas nucleares de Estados Unidos y proporcionar confianza en la seguridad y la eficacia de la disuasión nuclear de la nación”, afirmó Ryder.

La fuerza aérea estadounidense lanzó exitosamente un misil similar el 16 de agosto pasado, luego de haber pospuesto dos veces la prueba para evitar aumentar las tensiones en medio de la disputa entre China y Taiwán.

En esa ocasión, China desplegó decenas de aviones y disparó misiles reales en el estrecho de Taiwán después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, realizara un viaje a la isla autogobernada. China considera que Taiwán forma parte de su territorio y nunca ha renunciado a utilizar la fuerza para someterla a su control.

El misil llevaba un vehículo de prueba de retorno, que en un conflicto podría ser equipado con una ojiva nuclear, y que en el ensayo viajó 6.760 kilómetros hasta el atolón de Kwajalein, en las Islas Marshall, en el Pacífico occidental.

En tanto, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, también retrasó una prueba anterior del Minuteman III en marzo, poco después de la invasión rusa a Ucrania y la decisión del presidente ruso Vladimir Putin de poner sus fuerzas nucleares en alerta máxima. En aquel momento, el Pentágono dijo que la prueba se retrasó para evitar cualquier malentendido con Rusia.