Estados Unidos: los policías negros también pueden ser racistas

Un joven de color fue brutalmente golpeado hasta la muerte por un grupo de cinco oficiales de Memphis que, aunque para no creerlo, no eran blancos. Activistas de los derechos civiles acusan que todos los uniformados son adoctrinados para calificar a todo afroamericano como un eventual delincuente.

Por EL ÁGORA / Foto: AP

Una interesante nota fue publicada por la agencia AP con un análisis sobre el racismo en la policía estadounidense y cómo se manifiesta, incluso, en oficiales negros que no dudan en calificar de sospechoso y hasta de atacar a personas de su misma raza.

Todo nace del incidente protagonizado por cinco policías negros en Memphis, quienes, según in video difundido el 7 de enero, golpearon brutalmente a un joven de raza negra, causándole la muerte.

La nota indica que no es fuera de lo común que una persona de raza negra muera a manos de la policía, sólo que en esta oportunidad los culpables no eran blancos.

El hecho de que policías negros hayan matado a un hombre de su misma raza no deja fuera al racismo de lo ocurrido, señala el periodista. Y agrega que los partidarios de una reforma explican que este suceso mostró que una cultura policial de prejuicios raciales y deshumanización está lo suficientemente generalizada para extenderse en todas direcciones, incluso entre policías de las minorías, de cuya presencia en las filas policiales frecuentemente se dice es una muestra de las labores para reformar ese cuerpo.

“Lo que tenemos que entender es que no es el color de la piel del agente”, dijo Joshua Adams, activista de Memphis. “Es el color de la piel del que está siendo sujeto de la acción policial. Eso es lo que hace la diferencia”. La pregunta clave es: “¿Por qué la acción policiaca es distinta para las personas negras?”

Según activistas por los Derechos Humanos, los policías negros o morenos pueden estar condicionados a considerar sospechosas a las personas negras y morenas. Lo que ocurre, según el reverendo Earle J. Fisher, pastor principal de la Iglesia Bautista Abisinia en Memphis, es porque en cualquier organización o institución “hay un período de orientación en el que estás siendo introducido a valores y filosofías centrales”.

“Creo que esto ocurre con la policía sin importar el color de la piel del policía. Has pasado tiempo en el proceso de adoctrinamiento y parte de ese adoctrinamiento son ciertas personas, su rostro -lo que algunos llamarían sesgo cultural, u otros llamarían supremacía blanca internalizada-; eres adoctrinado a creer que ciertos grupos son más propensos a comportamientos delictivos que otros”, señaló el religioso. “Y, por lo tanto, tratas a las personas negras como si fueran culpables hasta que se demuestre su inocencia”.

De acuerdo a la opinión de la experta jurídica Amara Enyia: “Ser negro y policía no anula la inherente posición antinegro en el sistema policial”.

“Esa es una de las características más insidiosas del sistema, porque podríamos creernos la idea de que el hecho de que son negros significa que no es posible que hayan adoptado las normas y valores del sistema”, agrega Enyia, quien es administradora de políticas e investigación para el Movement for Black Lives, una coalición activista nacional alineada con el movimiento Black Lives Matter.

Muchas de las muertes más conocidas, como las de George Floyd, Breonna Taylor y Michael Brown, se debieron a acciones de policías blancos, pero otras, incluidas las de Philando Castile, Freddie Gray y Sean Bell, dejaron ver que los policías responsables podían tener diversos antecedentes raciales.

OLVIDANDO LAS RAÍCES

En el funeral de Nichols el miércoles, el reverendo Al Sharpton dijo que, a no ser por Martin Luther King Jr., asesinado en 1968, y su lucha, como así la de otros en el movimiento por los derechos civiles, los cinco policías involucrados en la golpiza a Nichols no habrían tenido empleos de policías ni habrían sido asignados a un equipo policial de élite.

Dirigiéndose a los policías, declaró: “No hay nada más insultante y ofensivo para aquellos de nosotros que luchar para abrir puertas, que ustedes pasen a través de esas puertas y actúen como los tipos a los que tuvimos que combatir para lograr que ustedes pasaran por las puertas”.

“Ustedes no llegaron al Departamento de Policía por ustedes mismos. La jefa policial no llegó allí por sí misma”, agregó. “Hubo personas que tuvieron que manifestarse e ir a la cárcel -y algunas de ellas perdieron la vida- para abrirles las puertas a ustedes. ¿Y cómo se atreven ustedes a actuar como si ese sacrificio hubiera sido para nada?”.