Estados Unidos: se buscan pavos

La gripe aviar atacó a fondo en Norteamérica, lo que obligaría a muchos a cambiar sus menús para Acción de Gracias y Navidad.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Para el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving) habrá pocos, caros y pequeños pavos, por lo que muchos estadounidenses tendrán que tener planes alternativos para sus menús de esa fecha (24 de noviembre) y para Navidad, todo por culpa de la gripe aviar, que este año atacó con fuerza en Norteamérica.

El gobierno ya advirtió de la escasez de pavos de tamaño mayor debido a los brotes de gripe aviar que han matado a más de ocho millones de pavos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Cada año se sacrifican unos 46 millones de pavos en Acción de Gracias, según la Federación Nacional del Pavo.

La cepa altamente contagiosa de la influenza aviar ha afectado a casi 47,7 millones de aves en 43 estados este año, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, por lo que encontrar pavos de nueve kilos o más será imposible en algunas regiones del país, admitió el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

“Algunos de los pavos que se están criando en este momento para el Día de Acción de Gracias pueden no tener todo el tiempo para llegar a ese peso”, apuntó el funcionario, quien luego bromeó con el tamaño de las aves: “Ya no tendrán que preocuparse de si están bien asados, porque serán pequeños”.

Por ahora, ya los precios han subido. El Índice de Precios al Consumo mostró que los precios de las aves de corral sin cocinar aumentaron un 17% en septiembre con respecto al mismo mes del año pasado.

El pavo costará más este año, dicen los criadores de costa a costa, desde California a Pensilvania, pues alertaron que la variante de gripe aviar ha matado a miles de aves prácticamente de la noche a la mañana y está obligando a cientos de miles más a ser sacrificadas para evitar una mayor propagación.

El virus ya ha eliminado a un total de 8,5 millones de pavos en lo corrido de 2022, casi el cuatro por ciento de la producción nacional, afectando a un total de 2.500 criaderos de todo el país, según el Departamento de Agricultura.

Esto significa que los estadounidenses pagarán un 20% más por libra (450 gramos) de pavo este año, incluso algunos predicen que podría costar el doble. A esto se suma la inflación que ha encarecido el precio de los alimentos.

La mayoría de los pavos en Estados Unidos se crían en grandes instalaciones bajo techo, algunas de las cuales pueden albergar a millones de aves. La influenza aviar es transmitida principalmente por aves migratorias que pueden anidar cerca de las operaciones avícolas, y el virus se propaga rápidamente, especialmente a través de bandadas confinadas.