Estados Unidos: ya son más de 50 las víctimas fatales por la tormenta de nieve

Se han reportado muertes por asfixia, accidentes de tránsito y, especialmente, congelamiento.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Fotos: TWITTER

Se espera que la tormenta invernal que ha matado a más de 50 personas en Estados Unidos cobre más vidas a medida que el tiempo gélido se prolongue durante la semana. Más de la mitad de las muertes se produjeron en el oeste de Nueva York, donde el alcalde de Buffalo calificó de “tormenta única en una generación”.

Durante seis días, una ráfaga de aire polar procedente de Canadá ha estado arruinando los planes de viajes de vacaciones a medida que avanza lentamente por el país, dejando a su paso cortes de electricidad, vuelos cancelados y carreteras intransitables o altamente peligrosas.

El panorama, con todo cubierto por la nieve, llega a ser aterrador.

Alrededor del 60% de la población estadounidense se enfrentó a algún tipo de aviso meteorológico invernal durante el fin de semana festivo. En el oeste de Nueva York se vivieron días de ventisca que dejaron caer más de 50 centímetros de nieve y provocaron una caída en picado de las temperaturas hasta los 22 grados bajo cero. La región ha registrado 27 muertes relacionadas con el temporal, la mayoría por accidentes de tránsito y congelamiento.

Las autoridades locales dicen que dos tercios de sus vehículos de emergencia -incluyendo camiones de la Guardia Nacional de tamaño completo y máquinas quitanieves- están atrapados por las acumulaciones de nieve de gran tamaño.

La prohibición de circular por la región y el cierre de los aeropuertos seguían en vigor a partir de este lunes. La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, desplegó más de 400 efectivos de la Guardia Nacional en la zona y envió una solicitud de declaración de emergencia a la Casa Blanca.

Las autoridades recomiendan no salir de sus casas.

“Es aterrador. Es exasperante. Uno se pregunta: ‘¿Cuándo va a acabar esto?’. Comprendo el dolor y la frustración intensamente. Pero lo más importante es quedarse en casa durante los próximos días”, dijo Hochul durante una rueda de prensa en la tarde de este lunes lunes.

Comunidades de costa a costa se quedaron sin electricidad a lo largo de la semana, pero los peores apagones parecen haber terminado. El lunes por la tarde, más de 150 mil clientes seguían sin calefacción ni luz, frente a los 1,7 millones de principios de semana, según la página web www.poweroutage.us .

El Servicio Meteorológico Nacional dijo que se espera que las condiciones sigan siendo gélidas y peligrosas esta noche, pero que empiecen a moderarse el martes y continúen mejorando lentamente a medida que avance la semana.