Estatua de Caupolicán, desaparecida desde 1982, vuelve a Coronel

La escultura representa la historia minera de la zona, albergando en su imagen la lucha y reivindicación de la comuna.

Por JOSÉ MIGUEL ORTIZ / Foto: GENTILEZA

Cuarenta años tuvieron que pasar para que el homenaje a uno de los grandes referente de la resistencia al sur del Biobío volviera a Coronel. Exitosa fue la instalación y montaje de la estatua de Caupolicán, acción ejecutada por el municipio liderado por el alcalde Boris Chamorro, en el tradicional sector de Puchoco-Schwager.

La obra de arte, a cargo de la reconocida escultora santiaguina Pamela Galleguillos, está hecha de piedra reconstituida y es una réplica exacta de la primera, que originalmente fue hecha por Nicanor Plaza.

Una escultura que representa la historia minera de la zona, albergando en su imagen la lucha y reivindicación de la comuna.

Ante este importante hito, el alcalde Chamorro indicó que “estamos cumpliendo por nuestra ciudad, estamos cumpliendo un compromiso con nuestra identidad, con nuestros orígenes, con nuestra historia y nuestra realidad minera. Estamos felices de poner en valor y recuperar este espacio”.

La escultura de dos metros y 30 centímetros, con un peso de 300 kilos, fue recepcionada por la hito de Obras Municipales, Milenne Oyarzún, y el director de Arte, Cultura y Patrimonio, Yhony Camus, quien también se refirió a la emblemática obra. “Estamos orgullosos porque este Caupolicán representa una tremenda identidad para la comuna, algo extraño quizá para una estatua que no existía desde 1982 (…) estamos en la historia, estamos en la historia no por ego, sino porque se cumple el compromiso adquirido con la población”, expresó.

Cabe destacar que el proyecto tuvo una inversión de 30 millones de pesos, aprobados por el Consejo Municipal de Coronel.