Estudio revela que hubo cirugías craneales en la Edad de Bronce

Las evidencias fueron halladas al norte de Israel y tienen 3.500 años de antigüedad.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Fotos: 2023/PLOS ONE

Rachel Kalisher, bioarqueóloga y estudiante de posgrado en la Universidad de Brown, realizó un hallazgo increíble que data de la Edad de Bronce, hace unos 3.500 años, en lo que era la ciudad de Megido, actualmente en el norte de Israel: en esa época ya se practicaban “cirugías” de cráneo.

Explica que la ciudad era un próspero centro de comercio, bastante influyente y poderosa en la región, y tenía una población muy cosmopolita. “Éste es uno de los yacimientos más importantes del antiguo Próximo Oriente, porque se encuentra en la encrucijada de las grandes rutas comerciales que conectaban Oriente y Occidente”.

El asunto es que, al analizar los restos hallados en una tumba, encontró el cuerpo de un varón adulto “que presentaba herramientas dentales, de madera y tal vez un pincel, y que tenía una trepanación gigante en el cráneo”

El procedimiento es hacer un orificio mediante un procedimiento quirúrgico durante el cual se extrae una parte del cráneo para aliviar la presión sobre el cerebro. Según Kalisher, se utilizaba para tratar convulsiones y otros problemas médicos.

Por eso, cuando vio este agujero cuadrado en el cráneo, del tamaño de un sello de correos grande, supo que era especial. “Tenía un aspecto tan fresco y nítido que no se parecía a nada que hubiera visto antes”, recuerda.

Agujero producto de una trepanación en el cráneo de un hombre de la Edad de Bronce.

Kalisher y el equipo de investigación supieron que el agujero se había hecho en el cráneo del hombre cuando aún vivía y no mucho antes de su muerte, por el color y la inclinación del corte, el hecho de que no hubiera crecido el hueso del cráneo después de la escisión y que se hubiera tenido cuidado de no perforar una capa de tejido que protegía el cerebro.

Además, la forma del orificio (con incisiones que se entrecruzaban en ese trozo de cráneo antes de extraer los fragmentos de hueso resultantes) era poco habitual. “Incluso encontramos junto al cadáver dos de los trozos de hueso que habían sacado”, explica.

La trepanación del cráneo se practica en todo el mundo desde hace miles de años, en el Neolítico. Pero éste es el ejemplo más antiguo de esta técnica de “muescas angulares” en la región geográfica por lo menos en varios siglos.

Debajo del cráneo, los huesos del esqueleto presentaban lesiones propias de una enfermedad infecciosa (tuberculosis o lepra), y los huesos de los pies estaban remodelados (“como aplastados”, dice Kalisher). “Así que ese individuo, de la cabeza a los pies, tenía muchas cosas que mejorar”.

La investigación concluye que la trepanación fue probablemente una intervención debido a un empeoramiento de la condición del hombre. Por desgracia, no sobrevivió mucho después de la intervención.

Hoy se utiliza un procedimiento similar llamado craneotomía para tratar tumores cerebrales, aneurismas y otros problemas.