Estupidez sin límite: estafan a italianos con terrenos en la Antártica

Los timadores inventaron el Estado Teocrático Antártico de San Giorgio, con el que engañaron a más de 700 personas.

Unos 400 mil euros de ganancias obtuvo un amplio grupo de timadores -12 de los cuales ya fueron arrestados- por montar un esquema ficticio con la creación de un país en la Antártica: el Estado Teocrático Antártico de San Giorgio, con el que engañaron a cerca 700 personas en Italia.

Los estafados caían con la promesa de obtener doble nacionalidad para pagar menos impuestos, tener pasaportes, terrenos o recibir títulos nobiliarios.

Se sabe hasta ahora que los perjudicados engancharon en el fraude desde abril de 2021, en una operación en la que habría al menos 30 delincuentes comprometidos y que la Policía de Catanzaro, en la región de Calabria (sur de Italia) llamó operación “La isla que no existe”.

La red criminal hacía creer que existía este país con soberanía autónoma y privilegios “en virtud del Tratado Antártico de 1959” y se ocupaba de realizar las gestiones para dar la nacionalidad a quien la pidiese, a cambio de entre 200 y mil euros.

Entre los 12 detenidos, que permanecen en arresto domiciliario, figura Mario Farnesi, de 72 años, un ex general de la Guardia Financiera que era “el referente operativo de todas las ramificaciones del Estado Teocrático” y autor de los documentos falsos para obtener la nacionalidad.

Según una nota de la Policía, además de haber creado una página de internet sobre el Estado, también habían puesto en marcha la publicación de un Boletín Oficial del Estado y la creación de diversas instituciones (jefe de estado, gobierno, tribunal de justicia, tribunal supremo, delegaciones territoriales…).

De esta forma, engañaban a personas a las que ofrecían múltiples ventajas: desde la posibilidad de recibir financiación para sus proyectos de investigación, beneficiarse de una burocracia más ágil para sus empresas o utilizar los documentos del Estado para circular libremente en Italia y en el extranjero, a la posibilidad de permitir la entrada en el territorio nacional de ciudadanos extranjeros u obtener la exención de vacunas para covid-19.

Al unirse al Estado Antártico, los beneficios más atractivos habrían sido los relacionados con la reducción de impuestos, y en al menos dos casos, se produjo la venta de tierras en la Antártida acompañadas del respectivo título nobiliario.