Eurocopa: los errores holandeses clasifican con justicia a República Checa

La expulsión del defensa De Ligt comenzando el segundo tiempo y una ocasión perdida momentos antes fueron aprovechadas por los potentes checos para desnivelar el juego y pasar a cuartos de final ganando 2-0 a un equipo querible pero aún algo inmaduro. 

Por JOSÉ ROGGERO

Los holandeses intentaban matar atacando velozmente mientras los checos replicaban cada vez que podían con fuerza y sin temor. 

En medio de ese frenético ir y venir, en el minuto 51 el velocísimo delantero Malen se escapó y en vez de rematar o tirarla larga esperó hasta el último instante para eludir al portero Vaclik, quien estiró su metro y 88 y se quedó con la pelota que podría haber dado el triunfo al jovencito de la película. 

Pero esta vez no hubo happy end. O si lo hubo, pero para el actor de reparto. 

Porque en el minuto 55 uno de los jóvenes emblemas de esta renacida Holanda, cometió el error de su vida. Matthijs de Ligt, brillante líbero del Ajax subcampeón europeo, actual baluarte del Juventus y que vale 75 millones de euros, tropezó como último hombre y antes que se le escapara el goleador checo Schick contuvo el balón con su mano mientras gateaba intentando recuperar la vertical. Primero recibió amarilla, pero el juez ruso Karasev la cambió por roja cuando concluyó que De Ligt había interrumpido una clara ocasión de gol.

Todos pensaron que gracias a su fútbol virtuoso Holanda manejaría el ritmo de juego esperando su oportunidad o al menos llegar a penales. Pero nadie contó con la ambición checa. Entendiendo que el destino les había cursado una oportunidad de oro, los hombres de Jaroslav Silhavy, como los lobos que agobian el ganado de los pastores de los bosques checos, se fueron directo a la yugular de los corderitos holandeses que no pudieron esquivar tamaño mordisco. 

La agonía duró 13 minutos. Inútiles fueron la clarividencia de Frenkie de Jong y la resistencia de De Vrij, Blind, Dumfries, De Roon y Van Aanholt. El acoso checo fue fiero e ininterrumpido. Finalmente, en el minuto 68, un córner corto fue pivoteado en el segundo palo tulipán y en el primero apareció el volante Holes para meter un cabezazo letal. 

Los lobos checos, lejos de retroceder, apretaron más la mordida y mantuvieron la presión hasta que en el minuto 80, a través de un contragolpe finiquitado por su goleador Schick, sintieron que su víctima exhalaba su último suspiro y se entregaba por completo.

Patrik Schick liquidó el encuentro.

Holanda llegó como favorita luego de ganar sus tres duelos de grupo. República Checa, en cambio, apenas había sumado un triunfo y un empate. Pero así es la Eurocopa, un torneo en que la disciplina y el rigor bien pueden someter al talento. 

Ahora el equipo de Silhavy se encontrará con Dinamarca. Tan técnica como Holanda, pero menos exhibicionista. Será un duelo parejo y de mucho estudio. 

El equipo de Frank de Boer, en cambio, deberá reinsertarse de inmediato en las Clasificatorias para Qatar 2022. Ojalá en los meses venideros esta prometedora selección madure definitivamente para aspirar ahora sin titubeos a los altos logros que su talento presagia. 

PORMENORES

Eurocopa 2020, octavos de final.

Estadio: Puskas Arena, Budapest.

Árbitro: Sergei Karasev (Rusia)

HOLANDA (0):  Stekelenburg; De Vrij, De Ligt, Blind (81’, Timber); Dumfries, De Roon (73’, Weghorst), F. De Jong, Van Aanholt (81’, Berghuis); Wijnaldum; Depay, Malen (57’, Promes).  

REPÚBLICA CHECA (2):  Vaclik; Coufal, Celustka, Kalas, Kaderabek; Holes (85’, Král), Soucek; Sevcik (85’, Hlozek), Barak (92’, Sadlek), Masopust (79´, Jankto), Schick (92’, Krmencik). 

GOLES: 1-0: 68’, Holes (R. CHECA); 2-0: 80’, Schick (R. CHECA).

TARJETAS AMARILLAS: en Holanda, Dumfries, De Jong.

EXPULSIONES: 55’, De Ligt (HOL)