Everton tuvo el “punch” del que careció por completo Coquimbo Unido: 2-0

El cuadro “pirata” por momentos zarandeó al elenco “ruletero”, pero sin poder de gol es poco a lo que se puede aspirar. El equipo viñamarino, por contraste, aprovechó de maravillas las opciones que tuvo.

Por EDUARDO BRUNA / Fotos: PHOTOSPORT

Que los partidos se ganan en el mediocampo es un axioma que muchos futboleros sostienen. Pero no forma parte de mis argumentos. En otras palabras, siempre he discrepado, porque, para mí, los partidos se definen en las áreas. Y fue lo que precisamente ocurrió en el duelo entre Everton y Coquimbo, en el Estadio Sausalito, que terminó –y al final con justicia-, con un claro 2-0 del cuadro local, no obstante haber sido zarandeado durante casi media hora por el cuadro “pirata”, que efectivamente dominaba ese sector, pero con muy poco “punch” para hacer el daño que su juego sugería.

Castigado Parraguez, lesionado Holgado, el equipo de Fernando Díaz se quedó sin sus mejores exponentes de área. Y Cid, que fue ubicado en esa posición, no fue capaz de agarrar al menos una de las que Coquimbo tuvo en esos minutos en que parecía que iba a ser el ganador.

Y la falta de nocaut en el cuadro “pirata” se agravó, porque Farfán esta vez no estuvo fino, y por la banda izquierda el zurdo Palavecino sugería mucho más de lo que concretaba. Fueron incontables las veces en que, picando un compañero al vacío, en lugar de aprovechar ese envión, se la dejaba atrás y la carga se diluía.

Importante, además, fue el meta Tornascioli en esos minutos de zozobra que vivió su equipo. Conjuró con solvencia más de un remate a quemarropa y hasta sacó angustiosamente un pase hacia atrás, absolutamente desmedido, de su defensa central Oyarzún, cuando parecía que el balón se le colaba. Sancionado el tiro libre indirecto, Coquimbo también desaprovechó una oportunidad que era de oro. Con todo el cuadro viñamarino parado sobre la línea de meta, el toque fue lo suficientemente largo como para que, cuando Palavecino llegó a darle a la pelota, le habían caído encima tres o cuatro jugadores evertonianos.

Como suele ocurrir, Coquimbo Unido pagó caro esos momentos propicios sin tener, sin embargo, poder de gol. Porque bastó un error defensivo de Cabrera, que por despejar se la dejó mansita a Sáez para abrir la cuenta, para que el encuentro tuviera un giro de 180 grados. Mientras Everton ganaba en confianza y en solvencia, Coquimbo como que quedó medio “groggy”, caminando largo rato sobre los talones.

Y fueron minutos de desconcierto ”pirata” los que aprovechó Everton para liquidar el partido. El atrevimiento individual de Madrid tuvo frutos y, ante su remate, rasante y ajustado a un poste, el “Mono” Sánchez no tuvo nada que hacer.

El segundo tiempo estuvo de más. Ni los tres cambios que hizo Fernando Díaz para la reanudación sirvieron de mucho. Everton cerró espacios y dejó sus posibilidades de gol entregada a algún contragolpe, que nunca se produjo.

Para Coquimbo, el resultado es un duro cachetazo luego de su triunfo de la fecha pasada, frente a Universidad Católica. Para Everton, un triunfo que sin duda puede pesar anímicamente, sobre todo pensando que en la próxima fecha deberá enfrentar a Colo Colo.

Sacha Sáez abrió el camino al triunfo evertoniano.

PORMENORES

Campeonato Nacional, cuarta fecha.

Estadio: Sausalito de Viña del Mar.

Público: 4.507 espectadores.

Arbitro: José Cabero.

Everton (2): F. Tornascioli; R. Echeverría, J. Barroso, M. Oyarzún; J. Espejo, B. Berríos, L. Montes, A. Madrid, C. Riquelme; M. Campos, S. Sáez. DT: Francisco Meneghini. Cambios: 46’, F. Campos por Oyarzún; 78’, B. Soto por Montes y L. Pastrán por M. Campos; 85’, C. Medina por Espejo; 90+6’, A. Henríquez por Riquelme.

Coquimbo Unido (0): D. Sánchez; I. Mesina, B. Cabrera, D. Carrasco, J. Cornejo; L. Béjar, S. Galani, D. Glaby; R. Farfán, W. Cid, M. Palavecino. DT: Fernando Díaz. Cambios: 46’, D. Escobar por Mesina, L. Cabral por Béjar y C. Aravena por Cid; 64’, N. Rivera por Palavecino; 86’, J. Bravo por Farfán.

Goles: 29’, Sebastián Sáez (EV); 37’, Álvaro Madrid (EV).

Tarjetas amarillas: Soto (EV).