Expertos habían advertido el peligro del submarino de OceanGate

La empresa turística no se ceñía al riguroso plan de certificación y supervisión que siguen habitualmente los sumergibles de profundidad.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: US COAST GUARD

Expertos advirtieron en el año 2018 sobre la pobre seguridad del submarino Titán, de la empresa OceanGate, que realiza inmersiones en aguas profundas en el lugar del naufragio del Titanic.

“Esto no nos ha sorprendido. Hemos estado al tanto de este proyecto durante algún tiempo y hemos tenido serias preocupaciones”, afirma Will Kohnen, presidente del Comité de Submarinos de la Sociedad de Tecnología Marina sobre la desaparición del Titán.

En marzo de 2018, después de una de las conferencias anuales del grupo internacional de la industria, Kohnen redactó una carta al CEO de OceanGate, Stockton Rush (que ahora es el piloto del buque desaparecido), expresando “preocupación unánime” en nombre de sus miembros sobre el desarrollo del Titán y sus expediciones planificadas al Titanic.

“Nuestra aprensión principal es que el actual enfoque experimental adoptado por OceanGate podría dar lugar a resultados negativos (de menores a catastróficos) que tendrían graves consecuencias para todos en la industria”, escribió, según una copia obtenida por el New York Times.

Uno de los buques que buscan al sumergible perdido.

Kohnen declaró que la principal preocupación del grupo era la falta de supervisión y de cumplimiento de las directrices de seguridad aceptadas por el sector.

“La mayoría de las empresas del sector que construyen sumergibles de profundidad siguen un marco bastante riguroso de certificación, verificación y supervisión a través de sociedades de clasificación. Y el proyecto de OceanGate iba a ir por la libre, sin ese tipo de supervisión oficial, y eso suscitó muchas preocupaciones”, afirma el experto.

Sin embargo, Kohnen no considera que lo que suceda con Titán sea motivo para dar un paso atrás en las exploraciones de aguas profundas: “Tenemos submarinos en todo el mundo que se sumergen entre tres mil y cuatro mil metros todos los días del año, con fines de investigación. Sabemos muy bien cómo construir y diseñar estas máquinas y cómo manejarlas con seguridad”.