Fervor y guitarras punzantes en Santiago: el recordado último show de Taylor Hawkins en Chile

El próximo viernes 17 el músico estadounidense Oliver Taylor Hawkins hubiera cumplido 51 años. En marzo pasado entregó su último concierto en nuestro país.

Por RODRIGO CABRILLANA / Foto: ARCHIVO

En vista de un nuevo aniversario de su natalicio, la escena del rock internacional sigue lamentando una de las partidas más sentidas y controversiales que tuvo el mundo de la música popular el reciente año 2022. Esto, porque hace tan sólo unos meses nos enteramos del fallecimiento del baterista de Foo Fighters, Taylor Hawkins, ocurrido en Bogotá, Colombia, mientras se encontraba de gira por Sudamérica con la agrupación originaria del estado de Washington.

De hecho, previo a su escala por Colombia, Foo Fighters desembarcó en Chile y Argentina, dando dos conciertos musicalmente arrolladores, mostrando lo mejor de su repertorio y con la banda sonando de forma espléndida. Es más, era la tercera vez en Chile de Foo Fighters, después de los conciertos que el conjunto de Dave Grohl celebrara en 2012 y en 2015 en la ciudad de Santiago. Sin embargo, Hawkins visitaba nuestro país por sexta vez, sumando otras tres visitas anteriores, una como batería de Alanis Morissette en 1996 y otras dos para una serie de conciertos con Chevy Metal, el proyecto con el que solía tocar temas de otros conjuntos y solistas de los ’70 y ’80 que eran admirados por el músico estadounidense.

Por lo mismo, la relación de Hawkins con Chile era por decir, intensa. Siempre atento a los fans locales, musicalmente siempre sólido y múltiple, por lo general no era un artista que solía quedarse en una sola matiz y de por sí, estaba explorando constantemente diversas dimensiones y escenarios. Así fue que con Chevy Metal incluso llegó a presentarse en la ciudad de Talca en abril de 2013, en un inusitado recital en el marco de un evento de innovación de la urbe maulina.

No obstante, la presentación en el festival Lollapalooza de Hawkins con Foo Fighters en Santiago, en marzo de 2022, tuvo características algo novelescas. Ya que, después de dos años con ausencia de conciertos por asuntos de la pandemia, el sexteto llegaba a remecer el ambiente local procedente también de una serie de exitosas presentaciones en México y Estados Unidos, anticipando una jornada que iba a ser muy apreciada y recordada por todos los seguidores que tuvieron la suerte de ver a Taylor por penúltima vez sentado en su batería.

El show de Santiago comenzó con “Time Like These”, en una versión un poco acústica y a capella, para luego ir encendiendo el concierto hasta desatar el torbellino eléctrico de guitarras y ritmos que se desprende del repertorio que va exhibiendo la agrupación a lo largo de su presentación.

Éxitos como “The Pretender”, “Learn to Fly” y “No Son of Mine”, prosiguen al tema inicial, hasta ir creando una atmósfera ensordecedora que no pararía en las más de dos horas de concierto que entregó Foo Fighters.

Un concierto también donde Hawkins brilló en su instrumento, y a la vez, se turnó con Dave Grohl como frontman del grupo, para interpretar vocalmente una cálida pieza del renombrado Queen, “Somebody to Love”. Porque Hawkins también tenía ese talento innato para transformarse en el vocalista de cualquier proyecto que lo requiriese, tal como lo demostró esa calurosa noche.

Un recital, además, que finalizaría memorablemente con Perry Farrell alternando con el conjunto en “Been Caught Stealing”, en una versión que recuerda a su banda madre, Jane’s Addiction, para luego rematar con “Monkey Wrench” y “Everlong”, dejando el escenario del Parque Bicentenario de Cerrillos en llamas y con una remembranza perpetua de lo que sería la última intervención en suelos nacionales del baterista nacido en Texas.

Foo Fighters partiría raudo al día siguiente a Buenos Aires, para proseguir su gira, y prontamente alistarse para el Festival Estéreo Picnic en Colombia, donde no alcanzarían a presentarse, porque Hawkins fallecería inesperadamente mientras se encontraba hospedado en el hotel en Bogotá. Un trágico fin que ningún fan que vio brillar a Taylor aquella noche en Santiago, iba a imaginar ni en el peor de los escenarios.

Este viernes Hawkins cumpliría 51 años, y de seguro Foo Fighters lo recordara una vez más por sus redes sociales, en momentos en que también buscan fichar un nuevo batería. Una ausencia que es insustituible en el plano musical y humano y que de por sí, si las circunstancias tal vez hubiesen sido distintas para Taylor, podría haberse evitado.

Por ahora, sólo nos queda rememorar su legendario último concierto en Chile.

Rodrigo Cabrillana (Santiago, 1978), es profesor con un magíster en Literatura (Usach) y escritor de crónica musical. Ha publicado diversos libros sobre música chilena y actualmente graba y produce, en conjunto con la radio del Centro Cultural de España en Santiago, el podcast “Noches de Rock & Roll”, basado en la cultura musical de Concepción.