Francia: 270 arrestados en cuarta noche de disturbios por muerte de joven

Las protestas arrecian contra el gobierno de Emmanuel Macron luego de que un policía disparara a un menor de 17 años de ascendencia árabe.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE  / Foto: TWITTER

Unos 270 manifestantes fueron arrestados anoche en la capital, París, y en las principales urbes de Francia, en la cuarta jornada de protesta por la muerte de Nahel M., un joven de 17 años de ascendencia árabe, quien recibió un disparo mortal por parte de un policía el pasado martes, cuando trataba de huir de un control policial en Nanterre, en la periferia parisina.

Una buena parte de los detenidos se reporta en Marsella, aunque también hubo incidentes en Toulouse y París.

La violencia se ha tomado las calles incluso con más violencia de la vista especialmente en abril y mayo, luego de que el gobierno del presidente Emmanuel Macron promulgara la impopular ley que retrasó la edad de jubilación de 62 a 64 años.

Desde la noche del martes se han quemado 1.900 vehículos, muchos más que en las revueltas de 2005, cuando dos jóvenes de 15 y 17 años murieron tras una persecución.

Y es que el asesinato de Nahel volvió a abrir las heridas que lleva años intentándose curar sin éxito: la guerra entre los jóvenes de la banlieue (término francés para referirse a la periferia) y la policía.

A diferencia de 2005, esta vez el policía autor del disparo que ocasionó la muerte de Nahel se encuentra en prisión provisional y la fiscalía anunció que “no se reúnen las condiciones legales para el uso del arma policial”.

También, el gobierno dio un paso al frente y condenó lo sucedido, a pesar de que el joven conducía un vehículo sin carnet y se había saltado un control policial.

El incidente fue descrito por Macron como “inexcusable”, pero el incidente abrió un agrio debate sobre la violencia policial en el país. El agente de policía fue acusado preliminarmente de homicidio voluntario.

Lo peor es que en vídeos grabados por testigos se ve cómo el policía dispara a quemarropa a Nahel, lo que desvirtuó la versión original del alcalde de Nanterre y de la Policía, que arguyó “defensa propia”.

Durante las tres noches anteriores ya habían sido detenidas 817 personas, por lo que la cifra ya se eleva a 1.087, debido a actos vandálicos perpetrados contra escuelas, ayuntamientos y comisarías de todo el país, que además dejaron 300 agentes heridos, aunque ninguno de gravedad.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, confirmó este sábado unas 270 detenciones en los disturbios ocurridos entre la noche del viernes y las primeras horas de hoy, 80 de ellas en Marsella, hacia donde se enviaron refuerzos.

Para anoche, la cuarta consecutiva de disturbios en Francia, el gobierno puso en las calles a cerca de 45 mil policías, con un dispositivo reforzado que incluyó el despliegue de vehículos blindados ligeros de Gendarmería.