Francia: Macron apuesta por la lucha contra la sequía

El presidente galo pretende hacer frente a la crisis política que tiene su popularidad en caída libre con un amplio plan de ahorro de agua.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

El presidente francés, Emmanuel Macron, presentó un programa de 50 medidas para luchar contra la sequía, en su primera salida del Elíseo desde la polémica imposición de la reforma de las pensiones que ha generado una crisis política en el país.

Macron aseguró que la reforma de las pensiones, pendiente ya sólo de la decisión del Consejo Constitucional, prevista para el 14 de abril, seguirá adelante y recordó que su primera ministra, Élisabeth Borne, recibirá la próxima semana a los sindicatos, que exigen su retirada.

La medida generó el rechazo de los sindicatos y de dos de cada tres franceses, según las encuestas, luego que Macron impuso un retraso de la edad de jubilación de 62 a 64 años a partir del 2030, y adelantó a 2027 la exigencia de cotizar durante 43 años (y no 42, como ahora) para cobrar una pensión completa.

Macron se trasladó el jueves por la tarde a la localidad alpina de Savines le Lac, donde visitó un pantano que refleja los efectos de la sequía, antes de pronunciar un discurso donde mostró las soluciones planteadas por el Ejecutivo para afrontar la situación.

Pero en su primera salida de París en dos meses, el presidente tuvo que escuchar las protestas contra el retraso en la edad de jubilación, que llevaron hasta allí un grupo de unos 200 sindicalistas.

“Hay 200 manifestantes, pero eso no quiere decir que la República tenga que detenerse”, dijo Macron a un grupo de periodistas con su ya típica altanería.

La tensión fue patente durante la visita, con alguna carga policial para despejar la ruta por la que debía transitar el cortejo presidencial y la detención de dos manifestantes.

Entre los asuntos que Macron quiere atacar para superar la crisis política figura la lucha contra la sequía, que batió récords el verano pasado y va camino de igualarlos en el actual, tras un invierno particularmente seco.

Frente a ello, el presidente anunció un plan para ahorrar el 10% del agua hasta 2030, que afecta a todos los sectores, desde la agricultura, que consume el 58%, hasta el agua potable (28%) pasando por las centrales nucleares (12%) o la industria (4%).

Anunció asimismo 500 millones de euros suplementarios a las agencias de agua para diversos planes de ahorro.

En tanto, la popularidad del gobernante sigue en picada. El estudio de Kantar Public en el diario Le Figaro muestra que la proporción de franceses que no confían en Macron pasó en los últimos dos meses del 57 al 70 por ciento, pero el peor aumento se halla en el sector de personas que “no confían en absoluto” en él, pues aumentó nueve puntos en un mes y ahora es el 50 por ciento del total de encuestados.

Esto supone un mínimo histórico, cercano a la caída del apoyo popular que el mismo Macron sufrió en abril de 2018, durante la crisis de los “chalecos amarillos”, y del récord establecido por Francois Hollande en 2015.