Frutas que no elevan el nivel de azúcar en la sangre, ideales para diabéticos

Estos alimentos indispensables para llevar una vida saludable y una dieta equilibrada nos brindan vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, además de un rico sabor para nuestro paladar.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

De acuerdo con el portal de salud Medline Plus, el azúcar o glucosa presente en la sangre proviene de todos los alimentos que consumimos y es la fuente principal de energía para las células de nuestro cuerpo.

La cantidad de azúcar presente en la sangre está regulada por la hormona insulina, que segrega de forma natural el páncreas.

Sin embargo, hay ocasiones en que el nivel de azúcar en sangre no se puede controlar de manera satisfactoria, debido a que el páncreas produce muy poca cantidad de insulina o no la produce, causando diabetes tipo 1; o las células del organismo no responden de manera adecuada a la insulina, que es el caso de la diabetes tipo 2.

En ambos padecimientos, el nivel de azúcar se eleva de manera drástica, provocando sensación de sed, debilidad, dolor de cabeza, visión borrosa, orinar más frecuente, confusión y otras afecciones.

Algunas de las frutas que no elevan el nivel de azúcar en sangre y recomendadas por los nutriólogos y expertos en salud son las siguientes:

-Naranjas, mandarinas, limas y limones: estas frutas cítricas son ricas en vitamina C y A, potasio, folatos, flavonoides y carotenoides.

-Fresas, arándanos, moras, uvas, frambuesas, ciruelas y granadas: estos frutos rojos tienen alto contenido de antioxidantes y polifenoles, además, contienen potasio, magnesio, vitamina C y K, fibra y prebióticos.

-Melón: es una fruta muy jugosa y una fuente de potasio, vitamina C y folatos.

-Manzanas: rojas, verdes o amarillas, son muy ricas en fibra, vitamina A y C, potasio, flavonoides y ácidos grasos.

-Sandía: una fruta muy jugosa, rica en fibra, potasio, vitamina A y antioxidantes.

-Palta (en otros países llamada aguacate): una fruta muy versátil, rica en potasio y vitamina C, E y B.

Por último, recuerda llevar una dieta equilibrada, rica en verduras, frutas y alimentos de origen animal, consumir menor cantidad de grasas y azúcares, hacer ejercicio y dormir adecuadamente.