Curicó 3-2 Universidad Católica

Ganó 3-2: Curicó evitó la fuga de la UC

En un partido que comenzó el 15 de octubre y que -por un apagón a consecuencia de un incendio en el tablero eléctrico del estadio La Granja- debió suspenderse cuando los locales se imponían 2-0, la Universidad Católica fue incapaz de remontar el resultando en los 41 minutos que restaban. 

Por MATÍAS ALCÁNTARA

Si el penal con que se tenía que reanudad el partido ya tenía historia, lo que ocurrió con la ejeución -en estricto rigor con las ejecuciones- sumó más condimentos a un partido que ya tenía muchas situaciones por consignar. como los dos penales decretados por sugerencia del VAR, ambos para Curicó, y una tercera pena máxima sancionada por Nicolás Gamboa, decisión ratificada varios días después por el epoyo tecnológico porque justo cuando los árbitros de la cabina revisaban las imágenes, el estadio se fue a negro.

Fabían Cerda, arquero formado en Católica, contuvo el penal de Luciano Aued, pero se tuvo que repetir por su evidente adelanto, porque el meta estuvo lejos de tener un pie en la línea al momento de la ejecución, como exige el reglamento. La misma historia se repitió con Fernando Zampedri, el ejecutante que vino depués: tiró y el golero lo paró, pero nuevamente se tuvo que reiterar debido a su adelantamiento, detectado curioamente por el VAR y no por el juez asistente que está detectar esas faltas reglamentarias.

Y La tercera fue la vencida para la UC, con el disparo del propìo argentino que llegaba a su gol número 10 en el certamen.

Recién se pudo reanudar desde la mitad de la cancha en el minuto 57, luego de una larga ceremonia que tuvo tres penales. Parecía que Católica se iría con todo a buscar el empate, pero Curicó soprendió tratando de cortar los circuitos cruzados lo más lejos posible, con una presión alta que evitó una salida cómoda de los forasteros.

De hecho fue Curicó el equipo que estuvo siempre más cerca de un nuevo gol, pero Dituro le dio vida a Católica con sus contenciones. La UC sólo en los últimos minutos encontró los espacios para acercarse al empate, pero falló en el último pase. Fabían Cerda no volvió a tener el protagonismo que sí alcanzó en el arranque de la reanudación, porque no fue exigido.

Holan intentó darle frescura al equipo pero los elegidos (Asta-Buruaga y Cornejo), no cambiaron el destino del partido, que en los últimos minutos tuvo novedades en el marcador con un nuevo penal -el tercero para Curicó- que fue tan discutido por el infractor Germán Lanaro que finalmente el VAR si bien no modificó la decisión de la pena máxima, sí le quitó su segunda amarilla mostrada en primera instancia y, por la tanto, la expulsión. El gol de Federico Castro, que también había convertido el 15 de octubre- puso tranquilidad para los locales.

Pero Fernando Zampedri agregó la cuota de suspenso al convertir un segundo descuento para Católica, que tuvo tiempo para buscar el empate, pero no fue capaz de enviar la pelota al área contraria en esos dos minutos finales.

Triunfo merecido para Curicó, que entró a la cancha a jugar un partido con mucha intensidad, sabiendo que el esfuerzxo físico sería menor a 50 minutos. El plantamiento de Nicolás Larcamón pudo cerrarles los caminos a Católica, que pese a la derrota cierra la primera rueda en el primer lugar, a tres puntos de ventaja de la Unión Española y La Calera, equipos que agradecen el esfuerzo curicano.