Gobierno italiano quiere castigar los anglicismos

El partido de la primera ministra Giorgia Meloni presentó un proyecto que incluye multas de entre cinco mil y 100 mil euros.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

El gobierno de la derechista primera ministra italiana Giorgia Meloni lanzó un proyecto de ley para castigar el uso del inglés y otros extranjerismos en documentos oficiales, con multas de entre cinco mil y 100 mil euros.

El objetivo de la legislación, que ha recibido críticas de todos los sectores de la sociedad, incluso por parte de los más reputados estudiosos de la lengua y la filología italiana (la prestigiosa Accademia della Crusca), es “defender y promover la lengua italiana” y proteger la identidad nacional, según el partido de Meloni, Hermanos de Italia.

La nueva propuesta, apoyada por Meloni, fue presentada por Fabio Rampelli, miembro de la Cámara Baja italiana. En un tuit publicado en Twitter, el diputado pone un ejemplo de la llamada “anglomanía” por la que políticos y burócratas italianos se enfrentarían a multas de aprobarse la ley.

“En el Congreso hablamos italiano. Seguimos luchando por el uso de nuestra lengua en lugar del inglés. No entendemos por qué hay que llamar ‘dispenser’ al dosificador de jabón de manos”.

En lugar de utilizar la palabra “dispenser” en inglés, el gobierno de Meloni quiere que los funcionarios utilicen la expresión italiana, mucho más larga: “dispensatore di liquido igienizzante per le mani”.

La lengua italiana -como la mayoría de las lenguas europeas- ha adoptado muchos términos ingleses en los últimos años, en parte porque indicaban cosas “nuevas” que no pertenecían a la tradición italiana (computer, social media, smart working) y en parte porque la lengua inglesa ofrece a menudo una versión más corta y ágil que en italiano requerirían más palabras.

Según los últimos datos, Treccani, la respetada enciclopedia en italiano, contiene actualmente nueve mil palabras en inglés y 800 mil en italiano. Desde el 2000, el número de palabras inglesas que se han introducido en la lengua italiana ha crecido un 773%.

La adopción de palabras inglesas en la lengua italiana es objeto de interminables debates, donde las opiniones se dividen entre la protección de la integridad del italiano y la aceptación de que las lenguas vivas son fluidas y evolucionan constantemente.

Según el proyecto de ley, el uso de palabras inglesas “degrada y mortifica” la lengua italiana, y es aún peor ahora que el Reino Unido ya no forma parte de la Unión Europea. La legislación propuesta aún debe someterse a debate parlamentario.