¡God save the Queen! Inglaterra no dejó de luchar y eliminó a Alemania

Esta vez fueron los ingleses los que apostaron a la vieja sentencia que dice que los partidos no terminan sino hasta el último pitazo y clasificaron a los cuartos de final de la Eurocopa, con goles de Sterling y Kane en los momentos postreros.

Por SERGIO ANTONIO JEREZ

Para aquellos que gustan de las estadísticas, éste era un duelo muy parejo en los números. Aunque pareciera que Alemania fuera superior en este aspecto, la historia dice otra cosa. De hecho, en los siete partidos que los han enfrentado en Eurocopa y Mundiales, anotaban dos victorias para cada uno y tres empates. Y de los 13 partidos que ambos habían protagonizado en Wembley, los cinco primeros fueron para los ingleses y los siete restantes para los germanos.

Y claro, usted recordará que el duelo más importante de todo su historial, la final del Mundial de 1966 disputada, justamente en Wembley, fue para los ingleses, que festejaron su primer y único título planetario.

Tal vez por todo lo anterior, el encuentro sólo vino a resolverse en los últimos minutos, incluyendo un par de jugadas clave. Tras un primer período en que Alemania se vio superior, los germanos fueron perdiendo fuerza y convicción ante la bien parada defensa rival. Y apelando a una filosofía que por años ha caracterizado a los alemanes –aquello de no dejar de luchar hasta el pitazo final- fueron esta vez los ingleses los que decretaron su vigencia.

A los 75’, cuando parecía que el trámite se extendería al tiempo suplementario y, quizá, incluso a los penales, Raheem Sterling inició una veloz jugada que continuó Harry Kane alargando para Luke Shaw, cuyo centro lo empalmó el propio Sterling para abrir el marcador.

Raheem Sterling celebra la apertura de la cuenta.

Pero no existe un encuentro en que un error o un acierto influya determinadamente en el resultado final. A los 80’, uno que pocas veces falla, Thomas Mueller, se lo perdió en inmejorable posición ante el meta Pickford, pero desvió su remate.

Y lo que pudo ser la igualdad y darle un vuelco a la historia, al final quedó como el mayor desperdicio, ya que seis minutos después un centro de Greaslish lo aprovechó el infaltable Harry Kane para sentenciarlo todo.

PORMENORES

Eurocopa, cuartos de final.
Estadio: Wembley, Londres.
Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos).

Inglaterra (2): J. Pickford; K. Walker, J. Stones, H. Maguire; K. Trippier, K. Phillips, D. Rice, L. Shaw; B. Saka, H. Kane, R. Sterling. DT: Gareth Southgate. Cambios: 68’, Grealish por Saka; 88’, J. Henderson.

Alemania (0): M. Neur; M. Ginter, M. Hummels, A. Ruediger; J. Kimmich, L. Goretzka, T. Kroos, R. Gosens; K. Havertz, T. Werner, T. Mueller. DT: Joachim Löw. Cambios: 68’, S. Gnabry por Werner; 87’, L. Sané por Gosens y E. Can por Ginter; 90+2’, J. Musiala por Mueller.

Goles: 75’, Raheem Sterling (I); 86’, Harry Kane (I).
Tarjetas amarillas: Maguire, Phillips, Rice (I); Ginter, Gosens (A).