Gonzalo Lama: “La generación perdida logró llegar al repechaje del Grupo Mundial”

Desde la tranquilidad de su hogar, donde se recupera de una operación, el tenista Gonzalo Lama, número 223 del mundo y 2 de Chile, aprovecha para tomarse unos minutos de reflexión para analizar la temporada que para él ya concluyó.

El “León” sufrió una luxación del tendón extensor ulnar del carpo de la muñeca derecha y una rotura del retináculo (la membrana que cubre el tendón). Luego de dos meses con la mano inmovilizada, continuará con la rehabilitación que lo debería tener compitiendo nuevamente en marzo.

Por lo mismo, luego de la intervención del traumatólogo Arturo Verdugo, Lama prefiere enfocarse en su recuperación antes de pensar en la próxima temporada: “Me he concentrado en estar sano y volver a competir cuando esté bien. No me he puesto metas de ranking ni nada”.

Es que la segunda parte del año fue complicada para el tenista, porque la lesión le impidió exhibir todo su potencial: “El primer semestre fue muy bueno y después me pasó lo de la muñeca, que nadie sabía lo que era, hasta hace poco. Fueron meses raros, porque no pude competir al 100%. Me provocaba dolor y nunca pude jugar bien. El diagnóstico era distinto a lo que realmente tenía”.

Gonzalo Lama también enfrentó las críticas por la tardanza en el despegue de los jóvenes tenistas que han deambulado entre torneos menores, recibiendo incluso el rótulo de “Generación Perdida”: “La verdad no me interesa lo que opinen de esta generación. Estoy tratando de hacer mi trabajo, Nico (Jarry), Christian (Garín) también y todos los que vienen de atrás. En lo personal no me interesa lo que opinen de esta generación. Yo estoy haciendo lo que me gusta, disfruto lo que hago y no me preocupo si me comparan con González, Massú, o el Chino. Pensar en eso sería para volverse un poco loco”.

Consultado por la proyección de la camada que actualmente lleva la bandera del tenis chileno, Lama no ocultó sus aspiraciones: “Personalmente me tengo confianza en llegar más arriba. He tenido muchos logros en mi carrera, estoy orgulloso de lo que hecho y quiero ir por más. Siempre voy a querer ser mejor y todos tenemos buen potencial. Ahora tenemos que entrenar de la mejor manera y descubrir la forma de cómo explotar”.

“Valoraron poco lo que hicimos en Copa Davis”

Lama cree que se le dio escasa importancia a lo realizado por el equipo chileno en la Copa Davis, que logró defender la categoría en la Zona Americana e incluso disputó el repechaje para ascender a la elite del tenis mundial: “Valoraron poco lo que hicimos en Copa Davis. Se habla de generación perdida, pero la generación perdida logró llegar al repechaje del Grupo Mundial”.

El “León” no estará en la visita de Chile a la República Dominicana, en los enfrentamientos válidos por la primera ronda de la Zona Americana I, que se disputará entre el 3 y el 5 de febrero del próximo año. Lama cree que para pensar en lo colectivo primero hay que concentrarse en lo individual: “En Copa Davis puede pasar cualquier cosa, nosotros estamos intentando que en nuestras carreras personales nos vaya mejor, porque en la copa siempre nos fue bien. La meta es seguir escalando en lo personal”.

Dirigencia del tenis y del gobierno

Luego de la polémica salida de José Hinzpeter del mando del tenis chileno, con acusaciones cruzadas y allanamientos a su oficina, Gonzalo Lama advierte que llegó la calma: “Hay un grupo de dirigentes que está tratando de ordenar las cosas. Está toda la fe puesta en ellos y los estamos ayudando. Está resurgiendo el tema dirigencial de a poco. Hay gente honesta”.

Consultado sobre si se recobró la confianza con la nueva directiva, Lama no dudó en responder: “Sí, obvio. Es otra cosa. Siempre con estos dirigentes hubo confianza. Tuvimos el problema en Iquique (horrendo estado de la cancha en el enfrentamiento ante Colombia por la Copa Davis), pero más que nada fue por inexperiencia”.

Aparte, el tenista ve con buenos ojos la llegada de Pablo Squella al Ministerio del Deporte: “Como primera impresión me gusta que sea un ex deportista. Hay que ver ahora qué medidas toma y cómo trabaja. Pero tengo una buena impresión”.