Gripe aviar no detiene su vuelo en Estados Unidos

El agresivo virus ha obligado a sacrificar a más de 52 millones de pollos, gallinas y pavos.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: TWITTER

Estados Unidos está sufriendo una catástrofe sanitaria avícola sin precedentes, con un virus de gripe aviar altamente contagioso que ha provocado la muerte de unos 52,7 millones de animales.

El culpable es la gripe aviar altamente patógena, o HPAI, que ha asolado bandadas de granjas y corrales de pollos en 46 estados desde febrero, cuando se registraron los primeros casos en bandadas comerciales.

Es el peor balance de la industria avícola desde 2014-2015, cuando murieron más de 50 millones de aves. Ese brote anterior también comenzó en el invierno, pero mientras ese calvario terminó en junio siguiente, el brote actual duró todo el verano y ha vuelto a surgir.

“Tengo la esperanza de que esto no sea la nueva normalidad para nosotros”, dice el doctor Richard Webby, director del Centro de Colaboración para el Estudio de la Ecología de la Gripe en los Animales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Algunas aves han muerto a causa de la enfermedad, pero la gran mayoría ha sido sacrificada mediante la “despoblación” de las manadas, para tratar de impedir la propagación del virus. Esto incluye a millones de pollos y pavos en graneros y patios traseros que habían sido criados para proporcionar huevos o carne.

A diferencia del brote de 2014-15, el actual está siendo impulsado por las aves silvestres, no por la transmisión de granja a granja. En el caso de las bandadas comerciales y de traspatio, muchas de las primeras infecciones se centraron en la intersección de las rutas aéreas del centro y del Mississippi de las aves silvestres migratorias. A medida que esas aves viajaban, también lo hacía el virus.

“No sabemos exactamente qué tiene, pero parece que puede crecer y transmitirse mejor en las aves silvestres, que constituyen el mecanismo perfecto para propagar un virus porque, por supuesto, vuelan por todas partes”, dice Webby, también miembro del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital de Investigación Infantil St. Jude de Memphis.

Los virus de la gripe son comunes entre las aves acuáticas salvajes, que a menudo no muestran síntomas a pesar de estar infectadas. En enero, se encontró el peligroso virus de la gripe H5N1 en un pato silbón americano en Carolina del Sur, el primer caso en Estados Unidos desde 2016, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En las semanas y meses siguientes se sucedieron más informes que hicieron saltar las alarmas a medida que el virus se extendía a más estados.

El virus afecta a múltiples órganos internos, con una mortalidad de entre el 90% y el 100% en los pollos, a menudo en 48 horas. Sin embargo, los patos pueden infectarse sin ningún signo de enfermedad, aseguran las autoridades sanitarias.

Afortunadamente, es muy raro que un humano se infecte. El primer caso en Estados Unidos se registró en abril, en Colorado. Y el paciente se recuperó tras experimentar apenas unos días de fatiga.