Alexa Guarachi

Guarachi, el fruto tardío

La primera tenista chilena que disputa el título en dobles de un Grand Slam recoge la cosecha de largos años de esfuerzo, resiliencia y lucha contra la discriminación. 

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE F.

A los 29 años (17-11-1990), Alexa habla poco y mal el español, pero se declara orgullosamente chilena. Creció y vivió siempre en Estados Unidos, pero una serie de situaciones extra tenísticas la empujaron a tomar la decisión de jugar por Chile, el país de su padre, el ex tenista y entrenador Fernando Guarachi.

Figura del circuito universitario jugando por la Universidad de Alabama (estudió relaciones públicas entre 2010 y 2013), llegó a estar entre las mejores de Estados Unidos, pero nunca fue tomada muy en serio. Ninguneada, mirada en menos, la federación estadounidense nunca le dio las armas para llegar a disputar en igualdad de condiciones el salto al circuito profesional.

“No le pusieron mucha atención. En vez de invitarla a los mejores centros de entrenamiento para juniors, le pasaron por el lado. Fue una muy mala experiencia. Ella fue discriminada”, dijo su padre hace algunos años.

Aprovechando la amistad con Belus Prajoux, con quien compartió cancha en su época de juveniles, Fernando viajó a Humacao, Puerto Rico, para las series del Grupo II de la Zona de Americana de la Fed Cup 2014, y le insinuó al capitán del equipo chileno la opción de que Alexa jugara por Chile.

Así, en diciembre de 2014, la Federación de Tenis inició las gestiones para sumarla al equipo nacional, y en junio de 2015, luego de conseguir la doble nacionalidad, la “Gringa” apareció por primera vez en el ranking de la WTA como chilena.

Con la insignia tricolor en el pecho ha sido puro oro: Juegos Bolivarianos de Santa Marte (Colombia), en 2017; los Juegos Sudamericanos de Cochabamba, Bolivia, en 2018; y los Panamericanos de Lima, Perú, en 2019, junto a Nicolás Jarry en dobles mixtos.

“Sabía que tenía la oportunidad de hacer historia de muchas maneras para Chile, y ser la primera chilena en la final de Roland Garros es genial. Para mí, mi mayor meta es que más mujeres y más niñas en Chile tengan la oportunidad de jugar al tenis y que puedan ver en mí una oportunidad para lograrlo. Si yo puedo, ellas también”, comentó Guarachi desde París, donde cumple un sueño.

Sin embargo, para estar donde hoy se encuentra tuvo que sortear la prueba más dura. En noviembre de 2015, a los 25 años recién cumplidos, sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior y también los meniscos de la rodilla derecha, lesión que la tuvo un año inactiva y con la incertidumbre de si volvería a jugar.

Con un tesón encomiable, Alexa siguió todos los consejos y entrenamientos  y logró superar lo que para muchos deportistas es una lesión invalidante.

Y tuvo un regreso que la hizo soñar en grande, especialmente en el dobles, donde se siente más cómoda y donde mejor le funcionan sus cualidades: gran volea, un revés a dos manos que “esconde” hasta el último momento de impactar la bola y un respetable servicio.

Ganó challengers en Estados Unidos, Canadá y México y se metió entre las mejores 150 del mundo, y debutó en un Grand Slam en 2018 (Wimbledon), cuando junto a su amiga neozelandesa Erin Routliffe perdió en primera ronda.

Ese mismo año, el 22 de julio consiguió su primer título del circuito WTA, teniendo como compañera a la zurda estadounidense Desirae Krawczyk (ahora de 26 años). Fue en el torneo de Gstaad, Suiza. Y se volvieron a juntar este año, cuando el 13 septiembre alzaron la copa en el torneo de Estambul, Turquía, ambos sobre arcilla, igual que París.

Pero antes de llegar al tercer y último Grand Slam de esta extraña temporada, la chilena y la norteamericana perdieron en las primeras rondas de Roma y Estrasburgo. En Roland Garros, las decimocuartas favoritas vencieron en tercera ronda a la pareja número 1 del mundo: la checa Barbora Strýcová y la taiwanesa Hsieh Su-Wei.

Curiosamente, ambas tienen 34 años, lo que marca una tendencia entre los doblistas: es una especialidad en la que por lo general se obtienen los mejores resultados ya entrados los años (deportivamente hablando, por supuesto).

Lo hecho estas semanas por Guarachi es lo mejor de su carrera y se meterá entre las mejores 28 del mundo. ¿Su techo? Ya lo dijo en una entrevista en 2018: “Espero y creo que puedo ganar un Grand Slam en dobles. Y también jugar los Juegos Olímpicos de 2020”. Está en sus manos.

https://twitter.com/cifuenteshen/status/1314597630639591424?s=21