Guardias indígenas se suman a búsqueda de niños desaparecidos en Colombia

Los cuatro hermanos -de entre 13 años y 11 meses- llevan 24 días solos en la selva amazónica.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: TWITTER

Guardias indígenas del departamento del Putumayo viajaron hasta Guaviare, en Colombia, para sumarse a las labores de búsqueda de los cuatro menores desaparecidos desde el 1 de mayo, cuando capotó la avioneta en la que viajaban junto a su madre, el piloto y un asesor.

Los 25 guardias indígenas de los pueblos siona y murui muina viajaron en helicóptero de las Fuerzas Militares de Colombia con destino a Caquetá, dónde la aeronave fue abordada por otros guardias indígenas de Cauca y Florencia para continuar con su viaje hasta las entrañas de la selva amazónica.

Jerson Vásquez Masicaya, coordinador de las guardias indígenas del departamento del Putumayo, aseguró que los 25 jóvenes, cuyas edades oscilan entre los 18 y 30 años, están capacitados para sobrevivir en la selva por más de 30 días.

Se espera que esas habilidades de supervivencia aprendidas en sus territorios sean de gran ayuda para apoyar las labores humanitarias que en la zona ejecutan las Fuerzas Militares y organismos de socorro para dar con el paradero de los hermanos Lesly Mutucuy, de 13 años, Soleiny Mutucuy, de nueve, Tien Noriel Ronoque Mutucuy, de cuatro, y Neriman Ranoque Mutucuy, de 11 meses

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, informó el miércoles 17 de mayo que los niños habían sido hallados con vida, pero al día siguiente se retractó y debió disculparse por la falsa información.

En tanto, con tecnología satelital las autoridades intentan determinar el camino que tomaron los niños tras el accidente.

Más de 160 militares los buscan por aire y tierra, y miles de volantes han sido arrojados desde helicópteros, mientras indígenas rezan día y noche pidiendo que los rescatistas puedan encontrar a los cuatro niños perdidos en la selva colombiana.

Sin embargo, hasta el momento no se han encontrado nuevas pistas ni huellas de los menores, y los trabajos continúan pese al mal tiempo que se presenta en la zona.

Al respecto, el mayor Wilber Rivera, comandante de las tropas en la zona de búsqueda, señaló que “el terreno que encontramos es totalmente húmedo. Una selva tropical en la que el 90% de las 24 horas del día hay lluvia, hay tormenta”.

Y añadió: “Es una labor grande, de día y de noche, haciendo ruido, haciendo fogatas, trabajo de perifoneo (llamados por altoparlantes) desde tierra, con el único fin de encontrarlos”.