Háganse cargo

Háganse cargo los que, desde su púlpito, promovieron la partida de Reinaldo Rueda diciendo que el colombiano no servía y que no tenía nivel para dirigir un equipo como La Roja. Porque Beñat San José, como seleccionador, sería el retorno definitivo del fútbol chileno a la era primitiva.

Por SERGIO GILBERT J.

Mientras hace algunos días Reinaldo Rueda recibía la camiseta de la selección colombiana con su apellido -que lo acreditaba como nuevo DT del equipo nacional- en Chile seguía incrementándose la lista “no oficial” de candidatos para suceder al propio Rueda en la banca de la Roja.

Y a los nombres ya conocidos -como Pekerman, Almeyda, Beccacece y Crespo- en las últimas horas se sumó, de acuerdo a lo publicado por el diario La Tercera, otro nombre: el del español Beñat San José.

No quedó muy claro cómo diantres San José quedó en la famosa nómina. Algunos creen que fue su representante el que hizo llegar el CV del DT a las oficinas de Quilín. Otros aseguran que es una propuesta del nuevo director deportivo de las selecciones nacionales, Francis Cagigao, quien hace algunos días dio el “perfil” del entrenador que él y la Federación quieren para La Roja adulta como anticipando veladamente que San José estaba entre sus favoritos: “Un DT joven, que conozca el medio chileno, que hable español aunque no necesariamente sea sudamericano”. Faltó decir que haya sido campeón en Chile, que usara sweater y corbata y que jugara arropadito…

Como sea, Beñat San José estará en estos días en el imaginario colectivo y hasta, en una de esas y conforme se vayan cayendo otros candidatos por plata, por falta de interés o porque tienen demanda a la Federación, puede que el español escale posiciones y llegue a ser el elegido.

De ser así, háganse cargo los que, desde su púlpito, promovieron la partida de Reinaldo Rueda diciendo que el colombiano no servía y que no tenía nivel para dirigir un equipo como La Roja. Porque San José, como seleccionador, sería el retorno definitivo del fútbol chileno a la era primitiva.

No, no es gratuita la crítica al DT español. Hay evidencias claras que indican que su posible designación sería una apuesta a ciegas.

Es cierto. San José tiene algunos méritos. Su trabajo como entrenador lo inició en las divisiones menores (Real Sociedad) lo que lo catapultó al fútbol de Arabia Saudita donde debutó como entrenador de primer equipo. Ahí, incluso ganó un título (la Copa de Campeones del Rey).

Sorpresivamente después de su experiencia en Asia, llegó al fútbol chileno para dirigir a Antofagasta. Raro, insólito, llamativo. Igual San José logró salvar a los nortinos de caer a la Primera B, lo que posibilitó su partida a Bolívar de La Paz donde fue bicampeón. Luego retornó a Chile para dirigir y campeonar con la UC y partir de inmediato de vuelta a Asia y luego volver a Europa, específicamente a Bélgica donde hoy dirige al modesto K.A.S. Eupen.

No obstante todo este recorrido y los galardones obtenidos en Sudamérica, hay varias características de San José que atentan claramente en contra de su candidatura para dirigir la selección chilena que pelea por llegar al Mundial de Qatar.

En primer lugar, nunca ha dirigido un equipo nacional. Ni siquiera a nivel sub 20. No está, por ende, habituado a una a forma de trabajo diferente a la que ha realizado, es decir, una en que no hay posibilidades de entrenar con todo el grupo sino que solo a distancia, mediante videollamadas.

No es todo. Beñat San José, de acuerdo a lo demostrado incluso obteniendo buenos resultados, carece de una propuesta futbolística seductora o, al menos, una que sea la que los referentes de La Roja sienten como su sello. El fútbol de San José es calculador, cuidadoso, poco arriesgado, lo que fue ampliamente señalado y debatido cuando logró el título con la UC en 2018. Claro, él puede argumentar que su ideario genera resultados. Pero Rueda podía decirlo con mayor propiedad e igual fue denostado por el medio.

Por último, su capacidad para dirigir un camarín pesado y polémico como el de la selección nacional también está en entredicho. En la Católica, de acuerdo a lo señalado por periodistas que cubrían la UC en ese momento, tuvo un fuerte entrevero con uno de los referentes del plantel -el argentino Luciano Ahued- y pese a que eso no alcanzó a erosionar el rendimiento colectivo, fue un factor para que Beñat San José no continuara en San Carlos.

Sí, es cierto. En una de esas Beñat San José es elegido y le pega el palo al gato construyendo una Roja sólida y ganadora. Y nos tapa la boca a los escépticos.

Pero mientras, los que echaron abajo el trabajo de Rueda, los que no le reconocieron nada, pónganse en primera fila y expliquen si toda esa perorata que expulsaron en público fue para mejor…