Hallan otros dos cadáveres en casa del asesino de Ámbar Cornejo

En 2020, la adolescente de 16 años fue violada, asfixiada y desembrada por su padrastro y su propia madre en Villa Alemana. Ahora encontraron otros cuerpos en el patio de la casa de Hugo Bustamante.

Por EL ÁGORA / Foto: AGENCIAS

Este viernes, la Fiscalía confirmó que se hallaron dos cadáveres en el patio de la casa que perteneció a Hugo Bustamante en Villa Alemana.

La búsqueda se inició tras la confesión del asesino de la joven Ámbar Cornejo, caso que estremeció al país en 2020. Desde la cárcel aseguró ser el homicida de otras dos personas en 1996, y que estaban enterradas en su domicilio.

Los cuerpos de un hombre y una mujer se encontraron “en la ubicación que entregó Bustamante”, explicó el subprefecto Víctor Salazar, de la PDI.

Según los dichos de Bustamante, se trataría de Elena Hinojosa y Eduardo Páez, desaparecidos desde ese año.

Los restos esqueléticos se encuentran en el Servicio Médico Legal de Santiago para los peritajes de rigor.

La información surgió de la periodista Ivonne Toro. En su libro “La niña Ámbar” aborda el asesinato de la adolescente, y Bustamante le comentó sobre sus otros crímenes.

ASESINATO DE ÁMBAR

En 2020, Ámbar Cornejo, de 16 años, se presentó en la casa de Bustamante, su padrastro, para encontrarse con su madre, Denisse Llanos. El objetivo era que le entregara el dinero de su manutención.

Sin embargo, tras la visita, la joven desapareció. Luego de una intensa búsqueda, en un terreno cercano a la casa de la pareja encontraron ropa y restos que correspondían a la joven.

Finalmente, la madre de la muchacha confesó que Bustamante la violó, asfixió hasta la muerte, y la descuartizó.

El Tribunal de Juicio Oral de Viña del Mar sentenció a cadena perpetua calificada al padrastro y a la madre de Ámbar, Denisse Llanos. La condena les imposibilita obtener beneficios penitenciarios hasta pasados 40 años.

Al momento de perpetrar el crimen, Bustamante se encontraba en libertad condicional. El sujeto fue condenado en 2005 a 27 años de prisión por asesinar a Verónica Vásquez (49 años) y a su hijastro, Eugenio Honorato (9). A ambos los ocultó en un cilindro metálico con agua y cal, que luego enterró. Por eso se le conocía como “El Asesino del Tambor”.

Sin embargo, Bustamante sólo cumplió 11 años de cárcel, pues salió en libertad condicional.

El municipio de Villa Alemana facilitó maquinaria que permitió acelerar la búsqueda.