Tenis Chile Sillón Vitalicio Bruna

¿Hasta cuándo con el tenis?

Uno más.

El club más antiguo de Latinoamérica, el LawnTennis Club de Viña del Mar, cerró este jueves sus puertas de forma definitiva tras finalizar el contrato de comodato (cesión gratuita temporal) que mantenía con el propietario de un sitio con historia: En 1882 se funda el Viña del Mar LawnTennis Club por la fusión del Valparaíso LawnTennis Club del Cerro Alegre y el International Club de Playa Ancha.

La llegada de este club al Sporting ocurrió en 1920. Según me comentó uno de sus directores, Gonzalo Palacios, “el comodato original fue el 14 de abril de 1953″. Otros hechos que se remontan en la máquina del tiempo son elincendio del Club, el 12 de diciembre de 1991, bajo la presidencia de Piero Rossi y, por cierto, el paso de grandes tenistas, torneos y episodios deportivos imborrables.

Sin embargo, este club dijo adiós producto de un dictamen judicial. Esta institución se encuentra al interior del Valparaíso Sporting Club de la Ciudad Jardín, organismo que unilateralmente cesó el contrato de comodato que mantenía con la asociación deportiva precisamente desde 1953.

Con esto quedaron a la deriva más de 500 jugadores: 110 socios, 50 alumnos de la escuela de tenis, cuatro universidades, el Club de Tenis de Silla de Ruedas Teletón, elWinningWheels, laFundación Renacer (niños con síndrome de down), el Colegio Especial Los Fresnos, entre otros.

Este viene a ser uno de tantos casos de clubes que se han visto obligados a cerrar sus puertas, bajo distintos contextos: venta a proyectos inmobiliarios, disidencias, cese de comodatos y principalmente malos manejos administrativos.

El listado es amplio y muchos recuerdan el triste desenlace del hermoso proyecto en San Miguel del ex presidente de la Federación de Tenis de Chile, Carlos Herrera (independiente de su reapertura), al igual que el Club International, cuando Bienes Nacionales llenó de adhesivos sus accesos principales; el Club de Jaime Fillol; el Viernes; el Paz 4; el 140 (pelea incluida de la familia Miranda); el Eugenio de la Maza (hoy un colegio); el Club de Campo Javiera Carrera y el Tattio.

No tengo precisión respecto a lo que sucede con el Club de Óscar Bustos, otro del que me hablaron mis partners Rodrigo Hernández, Toño Carreño y Arturo Núñez que estaba frente al estadio Las Condes con varias canchas en la ladera del Mapocho (hoy sitio eriazo), y los emblemáticos ranchos de Hans Gildemeister y Pato Cornejo.

Es más, hace un tiempo fui a la Contraloría en La Florida y sus canchas están abandonadas, con un muro divisorio que los despojó incluso del court central dónde se jugaba la histórica Copa Milo. A partir de esto me pregunto una y otra vez: ¿Hasta cuándo?

El tenis es el deporte más exitoso de nuestro país: final de Copa Davis, números uno del mundo en distintas categorías, medallas olímpicas de oro, plata y bronce, top ten, finales de Grand Slam, campeones del mundo por equipos y tantas otras satisfacciones que distan de la realidad en infraestructura. Es cosa de mirar el Court Central del Estadio Nacional cayéndose a pedazos o seguir rezando por un gran centro del tenis para el país. Esto sin obviar que la Federación trató de ser desalojada por el Serviu y el Municipio de Las Condes para levantar viviendas sociales. ¿Por qué ahí y no en otro sitio? ¿Deporte o inclusión social?

A decir verdad cada vez son más escasos los espacios para practicar tenis y los que existen como las canchas de la Municipalidad de Puente Alto, abandonados porque la burocracia exige imprimir cartas y mostrar lo que se lleva al interior del raquetero al guardia de seguridad. Alguna vez a un amigo profesor de tenis lo echaron con su hijo porque llevó un canasto para jugar con más orden y no estar recogiendo pelotas a cada instante. Supuestamente estaba haciendo clases¡Aplausos para la Corporación de Deportes!

Si hablo desde lo pasional diría que lo anteriormente expuesto es una vergüenza, si lo vemos desde la lógica, podría afirmar que en los terrenos en que estaba el Club Inglés probablemente se levanten edificios, un condominio o quizás un mall. No olvidemos que hasta hace un tiempo se realizaba en esa ciudad el ATP de Viña o precisamente en la Quinta Región se crió tenísticamente, por ejemplo, Nicolás Massú. Y hoy junto con el cierre de este recinto otro histórico queda fuera del mismo: BelusPrajoux.

Un abrazo en este momento difícil para Belus, para su presidente, Werner Lewysohn, Gonzalo Palacios que asumió las vocerías y para los socios que hoy saltan dentro de una granada que los disemina en distintos sitios de la ciudad jardín.

El club Inglés trató de defenderse de diferentes maneras, pero el Sporting en definitiva es el dueño de la propiedad y se entiende que está en su derecho de pedir su restitución.

¿Cuántas veces hemos apelado al respeto hacia la historia de nuestro deporte y quiénes la escribieron? Esta inflexibilidad definitivamente me lleva a la convicción de que una vez más se ha faltado el respeto a la historia de un club y del tenis chileno y al mismo tiempo al patrimonio de una ciudad.