Historias de pretemporada: el futbolista argentino que murió de paludismo tras una gira en África

Se trata de Oscar Suárez, quien jugaba en Temperley y falleció el 19 de febrero de 1976 por la enfermedad que fue provocada por la picadura de un mosquito en Zaire, actual República del Congo. 

Por PEDRO LIENQUEO / Fotos: ARCHIVO

En enero de 1976 Temperley de Argentina viajó a África, específicamente, a Zaire, actual República del Congo, para realizar una gira de pretemporada. En el equipo militaba un joven llamado Oscar Suárez, de 23 años, quien era considerado como una de las figuras por los especialistas.

Antes de emprender el trayecto, al que se sumó Talleres de Córdoba, las delegaciones se prepararon y se vacunaron contra la fiebre amarilla, tifus y viruela. Sin embargo, a última hora los clubes consiguieron un medicamento que debía tomarse semanas antes para hacer efecto contra el paludismo. Esa desorganización terminó siendo mortal.

En medio de ese problema, y para no exponerse demasiado, repartieron repelente contra mosquitos. En ese sentido, las indicaciones de los profesionales de la salud eran claras: no debían tomar agua de la llave y ante cualquier picadura y síntoma, como diarrea y fiebre, debía ser informado prontamente.

El equipo bonaerense, que hoy milita en la Primera B Nacional, en Zaire jugó cuatro partidos: perdió tres y empato uno. Temperley llegó a Argentina un 6 de febrero y se tenía que alistar para el Campeonato Metropolitano que comenzaría el día 15 del mismo mes.

El velatorio del malogrado futbolista.

Suárez cumplió con los entrenamientos, pero no en el que se realizó previo al debut, debido a que estaba postrado en su cama. La revisa El Gráfico, en una nota que publicó el 7 de mayo del 2018, describe que el delantero sentía náuseas, debilidad, mareos y fiebre, que alcanzaba los 40°. Además, detalla que la familia del futbolista llamó a los médicos del club, sin embargo, no llegaron, situación que no fue explicada claramente.

Mientras estaba enfermo, su equipo perdió 3-2 ante Gimnasia y Esgrima de La Plata y, tras el encuentro, los doctores llegaron a su hogar. No se sabía lo que tenía, por lo mismo, el especialista le recomendó hacerse unos exámenes en el hospital. Se preveía que podía tener una hepatitis.

Más tarde, su compañero Benito Valencia, los jugadores de Talleres, Miguel Oviedo y Francisco Rivadero, y el utilero del cuadro cordobés, Adán Onoren, también presentaron los mismos síntomas. El martes 17 de febrero Suárez fue internado en un centro asistencial, donde, finalmente, se le diagnosticó de paludismo. El citado medio afirma que los hermanos del delantero consiguieron el medicamento que se necesitaba para tratar la afección cuando ya era demasiado tarde.

El jueves 19 de febrero del 1976 Suárez falleció producto de la enfermedad y los demás que tenían el mismo trastorno pudieron recuperarse. De hecho, Oviedo fue campeón del mundo con Argentina en el Mundial de 1978, de la Copa Libertadores 1984 con Independiente.

La gira, que fue aprovechada para conocer otra realidad, realizar turismo y llegar con ritmo al campeonato, le terminó costando la vida a un joven futbolista por una desorganización de los clubes.