Huachipato alcanzó a ilusionarse, pero no pudo

Después de ponerse en ventaja con un autogol, el cuadro acerero tenía 20 minutos por delante para lograr la clasificación a octavos de final de la Copa Sudamericana. Fénix, de Uruguay, le mató prontamente el sueño.

Por EL ÁGORA

Las escasas ilusiones que tenía Huachipato de pasar la primera ronda de la Copa Sudamericana se multiplicaron cuando el zaguero Roberto Fernández se confundió por una mala salida del arquero Guillermo De Amores y cabeceó contra su propio arco. Con esa extraña maniobra, el 1-3 de los acereros en el partido de ida dejó de ser tan lapidario: con un gol más, clasificaba. Y para eso le quedaban más de veinte minutos. 

El partido disputado en Talcahuano resultó atractivo por el juego y por el suspenso. Y extraño por su desarrollo. Fénix planteó un juego cauteloso, con visibles ganas de mantener el cero en su valla como premisa esencial. Pero al terminar el primer lapso, cambió el sistema para transformarse en un cuadro ambicioso, que iba a buscar decididamente la victoria.

Las fuerzas parejas parecían anularse entre sí y el cero a cero se mantuvo hasta los 73’. Huachipato había tenido dos buenas ocasiones de anotar, con cabezazos de Sánchez Sotelo, pero los uruguayos también habían complicado a Castellón, el guardavallas local. Con la ventaja, el cuadro acerero intensificó el ritmo, buscando el gol que le daba la clasificación, pero una buena maniobra colectiva de los visitantes culminó con un tiro cruzado y rasante de Nequecaur a los 81′.

Con ese gol, Huachipato necesitaba convertir dos más para dirimir por penales. Y tres para clasificar directamente. No había tiempo. Bordeó la victoria con un zurdazo de Valenzuela que exigió a De Amores, pero nunca se acercó al gran objetivo. El empate le sirvió apenas para retirarse dignamente.

Mira el resumen del partido: