Huachipato tuvo “groggy” a Colo Colo

El cuadro “acerero” zamarreaba al “Cacique” y hasta llegó a ponerse en ventaja. Pero fue como si se hubiera asustado de ganar. Se replegó, sacó un volante para hacer ingresar a otro defensa central y eso lo aprovechó el discreto cuadro albo para rescatar un empate 2-2 que por cierto no dejó conforme a nadie.

A este Colo Colo de tan poquito nivel, con tantos jugadores de insoslayable mediocridad, cada partido le cuesta un mundo. Y como ha venido siendo una constante durante este campeonato de triste recuerdo, el “Cacique” volvió a desnudar todas sus debilidades y debió conformarse con una paridad 2-2 frente a un Huchipato que, sin hacer tampoco un buen encuentro, tuvo al menos orden y la habilidad para sacar partido de los errores de un adversario que lo que menos tiene es solidez.

Los tres puntos eran más que nunca vitales, pero el cuadro de Mario Salas (castigado) volvió a decepcionar a un público que llegó en aceptable número al Monumental. Colo Colo necesitaba el triunfo no sólo para fortalecerse como segundo en la tabla durante la recta final del campeonato y con ello obtener un cupo directo a la Copa Libertadores, sino para acortar aunque fuera un poco la distancia que lo supera del puntero, Universidad Católica.

Tenía que ganar, por último, para mejorar aunque fuera en parte su pobre campaña. Sólo que su plantel -lo hemos dicho en innumerables oportunidades- no le alcanza cuando hay que soslayar ausencias, como las de Opazo, Paredes y hasta el propio “Pajarito” Valdés, que veterano y todo, y no estando para jugar los 90 minutos, sigue ocupando un par de escalones más arriba que los muchachos a los que se tiene que acudir en circunstancias donde no terminan de dar el ancho.

Ni siquiera la tempranera apertura de la cuenta, a cargo de Villanueva cuando se jugaba el minuto 6, hizo que Colo Colo produjera un mejor juego. Y es que, como tantas otras veces, contó con jugadores que fueron nulo aporte. Como Morales, como Suazo, que hizo un partido realmente para el olvido, y el propio Villanueva, que, tras sugerir una buena actuación durante esa primera etapa, terminó diluyéndose absolutamente.

¿Cómo es que fue elegido “la figura del encuentro”? Los “especialistas” al parecer de fútbol saben mucho.

¿Habrá tenido algo que ver el inconcebible entrevero que el juvenil volante protagonizó con Mouche rumbo a los vestuarios, terminado el primer lapso? Porque la cámara lo captó hablando con el argentino y protagonizando una escena absolutamente normal, sólo que Mouche, en una actitud tan destemplada como matonesca, no sólo le respondió pésimo, sino que le propinó un vistoso empujón.

Tuvo que mediar Campos para que la incidencia no escalara. ¿Cómo estarán la conducta y las relaciones interpersonales en ese camarín albo? Al parecer, nada de bien, considerando que, además, el equipo se imponía hasta ese momento por la cuenta mínima.

Coincidencia o no, Colo Colo salió virado. No es que estuviera haciendo un gran partido ni mucho menos, pero la segunda etapa la afrontó lleno de indecisiones y de dudas. De partida, a los 48’, Insaurralde interrumpió con el brazo un centro de Sepúlveda, y fue el propio volante quien, desde los 12 pasos, puso el 1-1.

A los pocos minutos, Barroso tuvo que apagar un incendio en el área alba. A los 66’, Suazo coronó una noche para el olvido perdiendo el enésimo balón en el mediocampo, lo que posibilitó el contragolpe que Sánchez Sotelo culminó con un golazo. Por el vértice derecho del área alba, le metió la zurda que describió una parábola para vencer completamente a Cortés.

Apenas dos minutos después, y ante disparo franco de Baeza, Cortés evitó la tercera conquista “acerera” mandando el balón al córner.

Un minuto después de esa incidencia, volvió a perderla Suazo en mitad de cancha, generando otra carga de Huachipato. El error colmó la paciencia de la banca alba, que lo excluyó para darle paso a Vilches, que para variar no fue aporte.

Huachipato, ilusionado con el 2-1 que estaba consiguiendo, cometió el error de quedarse atrás, en circunstancias que el fondo albo era una sola tembladera. No sólo eso: el técnico excluyó a un volante, como Altamirano, para ubicar otro zaguero central: Pereyra.

Con el campo cargado hacia el arco de Castellón, Colo Colo fue como el toro que embiste. Con energía y ganas, pero cero claridad. Peor fue luego que Alarcón reemplazara a Villanueva. Las escasas esperanzas de lograr un pase filtrado desaparecieron por completo con la entrada de otro juvenil que nunca justifica su presencia.

Sólo un cabezazo de Parraguez, tras un tiro de esquina servido por Mouche, salvó a Colo Colo del bochorno y de una derrota más en su cancha, antes terreno casi inexpugnable.

Lo dicho: a este Colo Colo versión 2019 no le sobra nada. Más bien le falta por todos lados. El problema fue que Huachipato al parecer pensó que estaba enfrentando a un Colo Colo de otras épocas.

PORMENORES

Campeonato Nacional. Partido válido por la vigésimo cuarta fecha.

Estadio: Monumental.

Público: 16.943 espectadores.

Arbitro: Nicolás Gamboa.

COLO COLO: Cortés; Campos, Barroso, Isaurralde, De la Fuente; Villanueva (78’ Alarcón), Rossi, Suazo (71’ Vilches); Morales (62’ Bolados), Parraguez, Mouche.

HUACHIPATO: Castellón; Ramírez, Rojas, Cuevas; Povea, Sepúlveda, Valenzuela (74’ Martínez), Palmezano (62’ Baeza), Altamirano (83’ Pereyra); Barrientos y Sánchez-Sotelo.

GOLES: Para Colo Colo, Villanueva a los 6’ y Parraguez (cabezazo) a los 75’; para Huachipato, Sepúlveda (penal) a los 48’ y Sánchez-Sotelo a los 66’.

Tarjetas amarillas: En Colo Colo, De la Fuente; en Huachipato, Palmezano y Sepúlveda.